X hits on this document

34 views

0 shares

0 downloads

0 comments

11 / 13

hacia atrás el cierre hasta que tropiece con el topo de retenida, y en este momento, con el dedo pulgar de la mano izquierda, se tira hacia fuera de la cresta del porta- expulsor, a fin de que salga el referido tope de la ventana izquierda del puente del cajón y pueda sacarse el cierre.

Limpieza y conservación del mosquetón

El mosquetón debe hallarse constantemente limpio y engrasado, a fin de evitar el hollín y la formación del sarro. No debe, sin embargo, abusarse la limpieza del arma, pues si es muy repetida y no se realiza con esmero y cuidado, resultará más perjudicial que beneficiosa.

Asimismo, el engrasado ha de limitarse a mantener sobre al distintas piezas metálicas, una ligerísima capa de aceite purificado o grasa, exten- diéndola sobre un trapo, y frotando entonces con él.

lo preciso para que el extractor coja otra cartucho, y luego se le hace retroceder, como en el caso anterior, continuando así hasta que no quede en el mosquetón cartucho alguno. Al cerrar la recámara después de descargar el depósito, para evitar la tensión innecesaria del muelle real, se hará avanzar el cerrojo sin dejar montado el percutor, lo que se consigue dando un avance inicial a aquél hasta que el diente del disparador detenga a la nuez, en cuyo momento, oprimiendo con el dedo índice de la mano derecha el gatillo, se hace al propio tiempo avanzar con el pulgar de la misma mano el cerrojo y se abate a la derecha su mango.

En todos los casos, debe hacerse la limpieza del arma sin pretender pulimentar y abrillantar ninguna de sus piezas. De éstas las que no estén pavonadas, se limpiarán frotándolas con un trapo seco, y si presentaran manchas de oxidación, se recubrirán estas con aceite, dejando tiempo suficiente para que se empapen frotándolas después con un lienzo ligeramente engrasado o empapado en aceite; sólo en el caso de no salir las manchas de este modo, se echará en lienzo un poco de ladrillo muy pulverizado y tamizado mezclado con la grasa, y se frotarán las manchas fuertemente o con un cepillo duro. Las piezas pavonadas se limpiarán con trapos suaves y ligeramente engrasado, y si hubiera manchas de óxido, se hará lo mismo que para las piezas no pavonadas, pero cuidando con todo esmero de no rayar el pavón ni destruirlo.

Sacar el cierre.- Conviene por empezar montando el mosquetón, y colocar enseguida, verticalmente, la aleta del seguro. En esta disposición se hacen todos los movimientos como para abrir la recámara, llevando

La caja se limpiará frotándola con un lienzo seco, y si por causa de la lluvia o humedad hubiera perdido el brillo, después de secarlo con un trapo se frotará fuertemente con un paño empapado en aceite de linaza.

Hacer fuego.- Es indispen- sable, colocar a la izquierda la aleta del seguro, y una vez hecha la puntería oprimir hacía atrás el gatillo.

Repetición del tiro.- Si el tiro ha de continuar, se retira el arma a la posición de carguen, y, según queda expuesto, se abre y cierra sucesivamente la recámara para expulsar primero la vaina del anterior cartucho y hacer avanzar luego al siguiente, quedando otra vez montada el arma.

Descargar el arma.- Para descargar el cañón, se abre la recámara haciendo que el cierre retroceda lentamente hasta que el cartucho empiece a desprenderse, en cuyo momento se contiene con el pulgar de la mano izquierda y soltando luego el mango del cerrojo, se toma el cartucho con la mano derecha.

Si ha de descargarse también el cerrojo, se empuja el cierre

Document info
Document views34
Page views34
Page last viewedFri Dec 09 14:17:51 UTC 2016
Pages13
Paragraphs149
Words5945

Comments