X hits on this document

17 views

0 shares

0 downloads

0 comments

1 / 8

desigualdad de género y salud reproductiva

Matrimonio precoz y en la infancia

Para muchos millones de jóvenes, la adolescencia es un momento de crítica transición en que van adquiriendo experiencia para la vida por conducto de la escuela, la capacitación para el empleo, las oportunidades de trabajo, las actividades comunitarias, los grupos de jóvenes y las relaciones con otros jóvenes. Entre ellos, la mayoría también tiene sus primeras experiencias sexuales durante la adolescencia.

Los adolescentes aprenden además cuáles son las normas sociales y de género en vigor en sus comunidades; de esas normas, algunas protegen la salud y los derechos de los jóvenes y otras, no. Tales normas colocan a las niñas frente a situaciones especiales, como restricciones a su independencia y movilidad, desigualdad en las oportunidades de educación y empleo, presión para contraer matrimonio cuanto antes y comenzar a procrear en la primera juventud y desiguales relaciones de poder que constriñen su posibilidad de controlar sus vidas sexuales y reproductivas.

LA DISCRIMINACIÓN REINA POR DOQUIER En gran parte del mundo, las familias y las sociedades tratan desigualmente a las niñas y los varones, lo cual redunda en una desproporción en el grado en que las niñas están sujetas a privación y falta de oportunidades y menores niveles de inversiones en su salud(1), su nutrición(2) y su educación(3). La discriminación por motivos de género continúa durante la adolescencia y suele ser una característica omnipresente en la adultez.

Las normas de género reinantes en la sociedad también obstaculizan el acceso de las adolescentes a las oportunidades de estudio y empleo. La desigualdad jurídicamente institucionalizada es el aspecto medular de leyes que excluyen a las niñas y las mujeres de la propiedad de la tierra y del acceso al dinero y otros recursos económicos(4), de modo que quedan truncas las posibilidades de subsanar la discriminación y se crean condiciones propicias a la violencia y la explotación por motivos de género(5).

Las desiguales relaciones de poder entre mujeres y hombres redundan en la conculcación frecuente de los derechos humanos y los derechos a la salud. Entre los casos más persistentes y perniciosos figuran el matrimonio precoz o en la infancia, la trata de mujeres con fines sexuales, la violencia y la coacción sexuales y el corte genital femenino.

Recientes acuerdos internacionales, cambios en las leyes y políticas nacionales, proyectos de investigación y diversos programas abordan explícitamente la discriminación contra la niña y la mujer y cuestionan los valores subyacentes que perpetúan la desigualdad por motivos de género.

Matrimonio precoz y en la infancia

Pese a la tendencia a contraer matrimonio a mayores edades que se comprueba en varias partes del mundo (véase infra), en los países en desarrollo, 82 millones de niñas que actualmente tienen entre 10 y 17 años de edad habrán contraído matrimonio antes de cumplir 18 años(6). En algunos países, la mayoría de las niñas ya están casadas antes de cumplir 18 años; los porcentajes son: 60% en Nepal, 76% en el Níger y 50% en la India(7).

Entre los factores que perpetúan el matrimonio precoz cabe mencionar la pobreza, el deseo de los progenitores de asegurar que las relaciones sexuales se limiten a la pareja conyugal, la ausencia de oportunidades educacionales o de empleo para las niñas, la costumbre de la dote y la idea de que lo más importante para las niñas es su destino como esposas y madres. Las niñas que quedan embarazadas tal vez sean objeto de presiones extremas por parte de las familias y las comunidades para que contraigan matrimonio.

La edad en que las personas contraen matrimonio en una determinada cultura refleja la manera en que se organiza la vida en familia y las oportunidades de que disponen los jóvenes, tanto varones como mujeres, al asumir sus responsabilidades en tanto adultos(8).

El matrimonio precoz infringe varios derechos humanos de la niña (véase el recuadro 7) y acrecienta en gran medida los riesgos que corre su salud y las oportunidades de que dispone desde su más corta edad.

DERECHOS DENEGADOS POR EL MATRIMONIO PRECOZ O EL MATRIMONIO EN LA INFANCIA

El matrimonio precoz de la niña infringe varios derechos garantizados por la Convención sobre los Derechos del Niño:

El derecho a la educación (Artículo 28).

El derecho a estar protegida contra todas las formas de violencia física o mental, lesión o abuso, incluido el abuso sexual (Artículo 19) y contra todas las formas de explotación sexual (Artículo 34).

El derecho a disfrutar del nivel más alto posible de salud (Artículo 24).

Document info
Document views17
Page views17
Page last viewedThu Nov 24 17:04:01 UTC 2016
Pages8
Paragraphs136
Words5642

Comments