X hits on this document

22 views

0 shares

0 downloads

0 comments

2 / 8

El derecho a recibir información y orientación educacional y profesional (Artículo 28).

El derecho a procurar, recibir e impartir información e ideas (Artículo 13).

El derecho al descanso y el esparcimiento y a la libre participación en la vida cultural (Artículo 31).

El derecho a no ser separada contra su voluntad de sus progenitores (Artículo 9).

El derecho a la protección contra todas las formas de explotación que afectan cualquier aspecto del bienestar de la niña (Artículo 36).

VA EN AUMENTO LA EDAD AL CONTRAER MATRIMONIO En los últimos 30 años, ha disminuido considerablemente la proporción de matrimonios en que la mujer tiene menos de 20 años de edad(9). La reducción ha sido mayor en África: más del 0,75% anual. También han sido notables, aunque de menor magnitud, las disminuciones en el Asia meridional y sudoriental y en la región de los Estados árabes: más del 0,5% anual.

Si bien la iniciación de las relaciones sexuales y el matrimonio suelen ocurrir más tempranamente entre las mujeres con menor nivel educacional(10), los aumentos en la matriculación escolar sólo explican una pequeña parte del aumento documentado en las edades al contraer matrimonio. Otros factores contribuyentes son la disminución del número de matrimonios concertados, los cambios en las leyes matrimoniales(11), los aumentos en la urbanización y las cambiantes normas acerca de las presuntas ventajas del matrimonio precoz.

AUMENTO DE LA EDAD DE LOS HOMBRES AL CONTRAER MATRIMONIO Las diferencias de edad entre hombres y mujeres al contraer matrimonio (así como la manera en que se decide el matrimonio y el tipo de unión) pueden afectar pronunciadamente el equilibrio de poder entre los cónyuges y el grado de cercanía conyugal. Los hombres se casan mucho más tarde en sus vidas que las mujeres(12); sólo en el África central y en el Asia centromeridional, la proporción de jóvenes varones de 15 a 19 años de edad que ya están casados supera el 5%(13). En los países desarrollados, la proporción de varones de esas edades que ya están casados es inferior al 1%(14). En cambio, en África al Sur del Sahara y en el Asia centromeridional, más de la cuarta parte de las jóvenes de 15 a 19 años de edad—y en algunos países, más de la mitad(15)—ya están casadas.

En todas las subregiones del mundo en desarrollo, al llegar al tramo de 20 a 24 años de edad ya han contraído matrimonio entre el 9% y el 40% de los hombres, en comparación con entre el 24% y el 75% de las mujeres del mismo grupo de edades(16). En varias subregiones de África y Asia, más de un 65% de las mujeres de entre 20 y 24 años de edad ya están casadas(17).

Las diferencias de edad entre cónyuges varían de una región otra; la diferencia más pequeña—menos de 3 años—se registra en América Latina, en la mayor parte de Oceanía y en las regiones más desarrolladas. En África al Sur del Sahara se registran diferencias superiores a 6 años. Cuanto más joven sea la niña, tanto mayor ha de ser probablemente la diferencia de edades; en 16 países de África al Sur del Sahara, los esposos de niñas adolescentes de entre 15 y 19 años de edad son, en promedio, al menos 10 años mayores(18). Esas diferencias en las edades reflejan expectativas acerca de la capacidad masculina para obtener ingresos, la fecundidad femenina y las relaciones de poder, que favorecen a los hombres en detrimento de las mujeres.

Para muchas niñas, el matrimonio (y su experiencia sexual) comienza en la juventud, con esposos mucho mayores, escogidos para ellas por sus progenitores, y a veces con hombres que las niñas ni siquiera han visto antes del día de la boda.

ADOLESCENTES AFGANOS EXPRESAN SU OPINIÓN CONTRARIA AL MATRIMONIO PRECOZ

Después de un foro realizado en el Afganistán en el Día Mundial de la Población 2003, varias adolescentes expresaron su opinión en favor de aplazar el matrimonio y continuar su educación. Zohal, de 16 años de edad, dijo: “Si mi padre y mi madre trataran de obligarme a contraer matrimonio, yo me negaría”, mientras los demás estudiantes asentían en silencio . Los adolescentes afganos habían oído a líderes gubernamentales cuando estos afirmaron que el matrimonio precoz cancela las perspectivas educacionales de las niñas y pone en peligro su salud. Esa franca expresión de opiniones es infrecuente en un país donde reinan fuertes tradiciones conservadoras, las hijas traen al matrimonio su dote y el embarazo precoz contribuye a tasas enormemente altas de mortalidad materna.

Zohal quiere cursar estudios universitarios y estudiar economía. Aspira a que todas las niñas afganas asistan a la escuela. Agrega: “Después de 20 años de guerra, nuestro país tiene muchos problemas. Necesitamos buenos médicos que atiendan a nuestro pueblo. Necesitamos escuelas; en muchas aldeas no las hay. Para el desarrollo del Afganistán es preciso que la gente este alfabetizada. Las niñas deben finalizar sus estudios; ellas tienen derechos humanos”. El Ministro Adjunto de Salud del Afganistán, la Ministra Adjunta de Asuntos de la Mujer, el Director General del Departamento de Alfabetización y el Jefe de Operaciones del UNFPA en el Afganistán, todos destacaron la importancia de la educación de la niña, la protección de su salud y el aplazamiento del matrimonio y la procreación.Fuentes

EDUCACIÓN INTERRUMPIDA En el mundo en desarrollo, las jóvenes que contraen matrimonio en la primera adolescencia quedan privadas de mucho de lo que los jóvenes en otros países tienen asegurado: educación, buena salud y acceso a servicios médicos, oportunidades económicas y derecho a asociarse con otros jóvenes, entre otras cosas. Casi inevitablemente, el

Document info
Document views22
Page views22
Page last viewedThu Dec 08 00:59:31 UTC 2016
Pages8
Paragraphs136
Words5642

Comments