X hits on this document

Word document

1. Introducción. 2. El pragmatismo norteamericano: su compromiso ético-político ... - page 13 / 29

87 views

0 shares

0 downloads

0 comments

13 / 29

Universalidad de los derechos humanos y crítica de las teorías de la naturaleza…, pp. 47-75.

células se reajustan a sí mismas para hacer frente a las presiones del entorno. La concepción quineana interpreta la conducta racional como deliberación y la conversación moral como una conducta adaptativa. Michael Sandel afirma que no podemos considerarnos sujetos kantianos “capaces de constituir el significado por nuestra cuenta”27 como electores ralwsianos.

El valor de la dignidad28 puede ser visto desde distintos enfoques debido a su enorme riqueza conceptual. Desde el ámbito de la Filosofía del Derecho, Filosofía política y Antropología jurídica este concepto fundamental aporta un alto grado de confusión en lo que respecta a su tratamiento técnico-jurídico como principio fundacional clave de los derechos humanos porque exige dilucidar, reflexionar y precisar de qué concepto de dignidad humana estamos hablando. Pero, sin lugar a dudas, esta pluralidad de enfoques y perspectivas no nos deben llevar a desdeñar y rechazar un valor eje sobre el cual articulamos el germen, fundamento y reconocimiento de los derechos humanos actuales.

La noción de dignidad humana29, según Richard Rorty, hay que entenderla en sentido de comunidad y no individual. En este sentido: un niño superviviente de una nación masacrada cuya cultura ha sido expoliada y extinguida no participa de la dignidad humana. La existencia derechos humanos (debate metaético e iusfilosófico), como la existencia de Dios, tiene poca relevancia para nuestro trato con el niño y la reparación del daño causado.

Por consiguiente, el fundacionalismo de los derechos humanos30

27 SANDEL, Michael, op. Cit.., p. 234.

28 DE ASÍS, Rafael, Las paradojas de los derechos fundamentales como límites al poder, Debate, Madrid, 1992, De Asís, R., (2001), Concepto y fundamento de los derechos: Una aproximación dualista, Cuadernos Bartolomé de las Casas, 17, Dykinson, Madrid. Fernández, E., (2001), Dignidad humana y ciudadanía cosmopolita, Cuadernos Bartolomé de las Casas, 21, Dykinson, Madrid.

29 RORTY, R.,:Derechos humanos, racionalidad y sentimentalidad” en SHUTE S. y HURLEY S.  (comp.) De los derechos humanos. Madrid, Trotta, 1998, p.132. Richard Rorty aunque suscribe abiertamente el liberalismo político, sin embargo, en este aspecto simpatiza con una fundamentación comunitarista de los derecho humanos.  Los comunitaristas argumentan que la teoría liberal desfiguran la vida social y política desde una concepción excesivamente individualista de derechos humanos. No podemos entender un mundo donde hombres y mujeres estén desligados de todo tipo de relaciones sociales, literalmente sin compromisos. Para ampliar más véase mi trabajo “Entre la Ética y la política: debate contemporáneo entre liberales y comunitaristas” en  VALDÉS C. y SÁNCHEZ  BENÍTEZ, Roberto, Ética, Política y Cultura desde Cuba publicado en Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (México) y Universidad de la Habana (Cuba), 2005 pp. 69-85.

30 RORTY se apoya en el antifundacionalismo defendido por el jurista y filósofo Eduardo RABOSSI en su artículo “los derechos humanos naturalizados” defiende al carácter irrelevante y anacrónico del fundacionalismo de los mismos, así mismo, los filósofo deben pensar el cambio cultural actual como un hecho nuevo y positivo del mundo posterior al holocausto.

Universitas. Revista de Filosofía, Derecho y Política, nº 5, enero 2007, ISSN 1698-7950

Document info
Document views87
Page views88
Page last viewedTue Dec 06 16:01:11 UTC 2016
Pages29
Paragraphs241
Words13590

Comments