X hits on this document

Word document

1. Introducción. 2. El pragmatismo norteamericano: su compromiso ético-político ... - page 21 / 29

77 views

0 shares

0 downloads

0 comments

21 / 29

Universalidad de los derechos humanos y crítica de las teorías de la naturaleza…, pp. 47-75.

comunes. Esta categoría contingente e histórica de la dignidad humana nos muestra la convicción de cómo el ser humano no puede ser usado como puro medio o instrumento, aunque también podemos reconocer la contingencia histórica de cómo la esclavitud fue una práctica generalizada normal en nuestra civilización hace siglos, así como la subordinación de la mujer.

La exigencia de universalidad sigue siendo una condición imprescindible y necesaria para el reconocimiento de unos derechos inherentes a todos los seres humanos excluyendo todo tipo de discriminación o marginación.

5. Crítica al fundacionalismo de los derechos humanos.

El problema de la fundamentación de los derechos humanos, para Rorty, es una cuestión filosófica trasnochada, pasada de moda, que guarda un cierto sabor a metafísica rancia, caduca y dogmática. Sólo debemos atender a su utilidad social y política, nunca a su fundamentación. Richard Rorty, como detractor de los discursos fundacionalistas, afirma la inutilidad de la pregunta ¿por qué ser solidario y no cruel? Sólo los teólogos y los metafísicos piensan que hay respuestas teóricas suficientes y satisfactorias a preguntas como esta. Por el contrario de lo que se trata es de afirmar que tenemos la obligación de sentirnos solidarios51 con todos los seres humanos y reconocer nuestra “común humanidad”. Explicar en qué consiste ser solidario es tratar de descubrir una esencia de lo humano, sino en insistir en restar importancia a las diferencias de raza, sexo, religión, edad en comparación al sufrimiento, humillación y crueldad a la que están sometidos amplias mayorías de seres humanos, sin renunciar al nosotros que nos contiene a todos.

51 Rorty esta planteando una nueva concepción de solidaridad como el intento de ampliar el ámbito del nosotros tanto como podamos, viendo similitudes entre el "ellos" y el "nosotros". No podemos partir del lugar en el que no estamos, como hacen las éticas universalistas, cuando hablan de entes abstractos como "la humanidad", "todos los seres racionales", porque nadie puede llegar a una identificación con estas abstracciones.  La solidaridad sería, pues, la habilidad para restar importancia a las diferencias tradicionales y disminuir su peso cuando se comparan con el sufrimiento y la humillación de los seres humanos. Esta definición es semejante a la que Habermas da, cuando define lo que es una identidad pos-tradicional, cuando se relativiza la propia forma de existencia, atendiendo a las pretensiones legítimas de las demás formas de vida. RORTY, R., Contingencia, ironía y solidaridad (trad. de A. E. Sinnott), Barcelona, Paidós, 1991. Consultar también DE LUCAS, J., El concepto de solidaridad, Fontamara, México, 1993.

Universitas. Revista de Filosofía, Derecho y Política, nº 5, enero 2007, ISSN 1698-7950

Document info
Document views77
Page views78
Page last viewedSat Dec 03 09:54:19 UTC 2016
Pages29
Paragraphs241
Words13590

Comments