X hits on this document

Word document

1. Introducción. 2. El pragmatismo norteamericano: su compromiso ético-político ... - page 24 / 29

79 views

0 shares

0 downloads

0 comments

24 / 29

Rafael Enrique Aguilera Portales

terrateniente ateniense58. Y existe una evidente desconexión entre teoría y praxis, en cuanto a su plasmación y a su realización. Pero todas las revoluciones políticas han partido y han surgido de planes racionales, ideas, sueños, emociones, pasiones, que evidencian la necesidad de un cambio de rumbo. Las ideas filosóficas han ejercido un notable influjo en la historia y han sido causas de relevantes acontecimientos históricos, políticos y sociales. La historia nos demuestra la conexión e implicación entre las distintas formulaciones filosóficas como el movimiento intelectual de la Ilustración y su realización sociopolítica e histórica concreta en acontecimientos como la revolución Gloriosa (1688), la Revolución Francesa (1789) y en la Revolución americana.59 La filosofía pragmatista clásica de John Dewey es una respuesta a la pregunta: ¿Qué puede hacer la filosofía por los Estados Unidos? No podemos negar que las construcciones teóricas e intelectuales ejercen su influjo sobre la realidad sociopolítica. El reconocimiento y emergencia de los derechos humanos no sólo se debe, como piensa Rorty, a narrativas tristes y sentimentales, sino al desarrollo progresivo de un cultura sólida y fuerte sobre los derechos humanos y una mayor investigación y conocimiento ético, jurídico y político sobre los mismos.

Ernesto Laclau suscribe la posición de Rorty de que la ética no puede proporcionar ninguna clase de fundamento del tipo “filosofía primera”. Los valores éticos están sólo “conversacionalmente” fundados es decir, que son social y discursivamente construidos; pero el proceso de persuasión, por ejemplo, puede ser resultado de presiones demagógicas, sin que tengan que apelar a ningún principio fundacional. Así Ermesto Laclau resalta que Rorty no ha explorado suficientemente el espectro de prácticas posibles que son compatibles con su “fundamentación redescriptiva”60 y que se ha acoplado con demasiada rapidez a un “conversacionalismo” simple que es ciertamente afín a sus preferencias liberales, pero que es sólo uno de los juegos de lenguaje existente. El conversacionalismo rortyano admite que éste se puede llevar a cabo a través del proceso de persuasión. Y que puede ser resultado de presiones demagógicas sin que tengan necesidad de apelar a ningún principio funcionalista. Este

58 LEWIS, Sian, News and Society in the Greek Polis (Studies in the History of Greece and Rome). The University of North Carolina Press, Chapel Hill, 1996. VERNANT, Jean-Pierre, y Pierre VIDAL-NAQUET, Miyth and tragedy in ancient Greece, trad. Ing. Janet Lloyd, Nueva York, Zone Books, 1980. BLOOM, Allan, The Republic of Plato, Nueva York, Basic Books, 1968.

59 BERNSTEIN, R. J., Praxis y acción, Madrid, Alianza, 1979, (e. original ; Praxis and Action) Pensylvania: University of Pensylvania Press. Inc. 1971)  y BERNSTEIN, R. J.,La reestructuración de la teoría social y política. México, Fondo de Cultura Económica, 1983.

60 LACLAU, E., “Deconstrucción, pragmatismo y hegemonía” en MOUFFE, C.  (comp.)  Deconstrucción y pragmatismo, Buenos Aires, 1998, Paidós, p.126

www.revistauniversitas.org

Document info
Document views79
Page views80
Page last viewedSun Dec 04 14:18:06 UTC 2016
Pages29
Paragraphs241
Words13590

Comments