X hits on this document

Word document

1. Introducción. 2. El pragmatismo norteamericano: su compromiso ético-político ... - page 27 / 29

84 views

0 shares

0 downloads

0 comments

27 / 29

Universalidad de los derechos humanos y crítica de las teorías de la naturaleza…, pp. 47-75.

y nuestra propia conceptualidad. De aquí, una hermenéutica filosófica definida como comprensión de “lo que acontece con nosotros por encima de nuestro querer y hacer”66 (La comprensión es el modo de ser fundamental del Dasein (ahí del ser). La realidad de la historia y de la tradición determina todo acto de comprensión. El verdadero sujeto de la comprensión es la tradición porque su acción nos determina, “actúa” en nosotros, nos envuelve como un horizonte en el que nos movemos y existimos. No podemos pensar en la tradición moderna desde una distancia alienante, ni desde una oposición ilustrada indiferente y radical. Como “seres históricos” nos encontramos inmersos siempre en tradiciones, es decir, nos envuelve siempre ese acontecer que es la tradición. De esta forma, podemos decir que somos-en-la-tradición en el mismo sentido que Heidegger definía el Dasein como “ser-en-el-mundo67. Somos un producto de la historia.”En verdad-dice Gadamer- no es la historia la que nos pertenece, somos nosotros los que pertenecemos a ella”68

Hilary Putnam y Habermas se unen a la condena del relativismo que ven tanto en Foucault y Derrida como en Rorty. Putnam señala que cuando se trata de romper totalmente con la tradición, como hizo Nietzsche al intentar una moral nueva, el resultado es una monstruosidad. Estos pensadores postmodernos evitan hablar de cómo serán las cosas después de que las deconstrucciones genealógicas destruyan de una vez para siempre la gran tradición ilustrada. Se niegan a explicar lo que hay más allá de nuestra tradición (que también es la suya). Y aceptan la idea de que hemos llegado a ser lo que somos por nuestra propia tradición histórica; pero quieren echar abajo su autoridad. Putnam en La herencia del pragmatismo nos dice: “no hay nada erróneo en los grandes valores de la Ilustración; es sólo el tipo de seguimiento que hace Occidente de esos valores lo que es defectuoso”69   

Considero que Rorty es excesivamente crítico cuando cuestiona las pretensiones de los filósofos de inspiración kantiana como

66 GADAMER,  Verdad y Método II, Salamanca, Sígueme, 1992. p10.

67 HEIDEGGER, Martín, Ser y Tiempo, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.

68 GADAMER, Verdad y Método II, Salamanca, Sígueme, 1992. p.344.  

69 PUTNAM, Hilary:(1995) Pragmatism, Cambridge, Mass: Blackwell, 1995,  (edición en castellano, La herencia del pragmatismo Barcelona, Paidós,1997).La herencia del pragmatismo. Barcelona, Paidós, 1995, p. 193 Habermas se pregunta: ¿está la modernidad tan caduca y agotada como afirman los postmodernos? ¿O, antes bien, resulta que la renombrada postmodernidad es únicamente algo pasajero? Habermas inicia El discurso filosófico de la modernidad (1985) considerando que la modernidad se ha convertido en tema filosófico ya desde finales del siglo XVIII. Distinguiendo entre la modernidad como idea y la modernidad como proyecto; mientras aquélla está estrechamente vinculada a la evolución del arte europeo, sobre todo durante el siglo XIX desde Baudelaire; se trataría de ampliar la mirada a todo el desarrollo cultural europeo, como ha hecho Max Weber. HABERMAS, J., El discurso filosófico de la modernidad. Madrid. Taurus, 1988. HABERMAS, J.,“El giro pragmático de Rorty” Isegoría nº17, pp.5-36, 1997.

Universitas. Revista de Filosofía, Derecho y Política, nº 5, enero 2007, ISSN 1698-7950

Document info
Document views84
Page views85
Page last viewedMon Dec 05 17:54:44 UTC 2016
Pages29
Paragraphs241
Words13590

Comments