X hits on this document

Word document

1. Introducción. 2. El pragmatismo norteamericano: su compromiso ético-político ... - page 7 / 29

89 views

0 shares

0 downloads

0 comments

7 / 29

Universalidad de los derechos humanos y crítica de las teorías de la naturaleza…, pp. 47-75.

en-el-mundo (in-sein)11. Dasein significa estar ahí, en el mundo; entendiendo el mundo como el conjunto de posibilidades o futuribles de realización de mi ser. Pero, el hombre no es sólo estar-en-el-mundo (dasein), sino también ser-con-el-mundo (mit-sein), ser entre las cosas o preocupado por ellas. Igualmente, desde el humanismo existencialista de Jean Paul Sartre se arremete contra la metafísica de las esencias, en nombre de la dignidad y la libertad del hombre. En el hombre, lo primero sería su existencia, su propia voluntad y su obrar personal. El hombre es el porvenir del hombre. Por eso, el existencialismo se opone al quietismo, porque afirma: solo hay realidad en la acción, y va mas allá, porque declara: el hombre no es nada mas que su proyecto, no existe más que en la medida en que se realiza, no es por lo tanto más que el conjunto de sus actos, nada más que su vid12

La idea tradicional de “solidaridad humana” consiste en decir que hay dentro de cada uno de nosotros algo- nuestra humanidad esencial- que resuena ante la presencia de eso mismo en otros seres humanos. La idea es la de que ellos carecían de un determinado componente que es esencial para que un ser humano sea completo. No existe tal componente esencial, ni existe tal yo nuclear13. La idea de un componente humano central y universal llamado “razón”, una facultad fuente de nuestras obligaciones, es una idea que fue de mucha utilidad para la creación de las modernas sociedades democráticas; pero hoy en día es algo de lo que hay que prescindir.

La tradición platónica-cartesiana-kantiana y la tradición positivista-analítica representan un doble intento de búsqueda incansable y constante de la esencia del hombre. Richard Rorty parte de la concepción freudiana de personalidad tratando de demostrar que no hay tal esencia, ni un centro único, sino varias instancias, el yo y el super-yo que entran en diálogo y sustentan conjuntos de creencias y valores distintos. Incluso, los vocabularios y léxicos que utilizamos definen las diferencias entre las personas. Freud se consideró a sí mismo como parte del mismo movimiento de

11 HEIDEGGER, M, Ser y tiempo, FCE, México, 1980, p. 225. Hay que precisar que nos encontramos ante el primer Heidegger, un Heidegger que todavía no ha realizado el giro lingüístico.  

12 SARTRE, J.P.: El existencialismo es un humanismo. Ediciones del 80, Buenos Aires, 1985, p. 14.

13 Este solipsismo cartesiano, o quedarse sólo en el pensamiento puro y vacío, ha sido fuertemente criticado por pensadores posteriores. Sigmund Freud pone en evidencia que no existe un yo autónomo. El yo psicológico cartesiano es una ficción, entelequia o fantasía. El psicoanálisis nos obliga a revisar esta visión demasiado consciente del sujeto humano, a través de su noción de inconsciente. Para Freud, todos los contenidos del inconsciente determinan y condicionan nuestra personalidad.

Universitas. Revista de Filosofía, Derecho y Política, nº 5, enero 2007, ISSN 1698-7950

Document info
Document views89
Page views90
Page last viewedWed Dec 07 11:26:34 UTC 2016
Pages29
Paragraphs241
Words13590

Comments