X hits on this document

153 views

0 shares

0 downloads

0 comments

4 / 67

Esta primera parte del viaje es archiconocida por nosotros pues es la salida natural que tenemos desde Madrid hacia Europa. El destino de pernocta tenemos tres asignados en función de los kilómetros recorridos, como se nos da bien le ponemos el área más cercana a nuestro destino Angoulême; se encuentra situada a unos kilómetros de la ciudad.

Unos kilómetros antes del destino nos desviamos por unas carreteras donde solamente entra un vehículo, la noche es completamente cerrada y nos hace ponernos en guardia ante la posibilidad de un túnel, un puente o el saliente de una casa, estos son problemas que tan bien conocemos los conductores de autocaravanas. Atravesamos de noche toda la campiña francesa por pueblos pequeños: izquierda 3 kilómetros, derecha 4 kilómetros y así sucesivamente seguimos a pies juntillas las instrucciones que desde el tom-tom nos va indicando “María”, sabiendo que en cualquier momento nos llevará a una zona donde nos quedaremos atascados.

Llegamos casi accidentalmente hasta el área de autocaravanas situada en plena campiña de la región de Coñag, el lugar es conocido como Le Maine Fayat, corresponde con la coordenadas: N 45.57874 // W 0.15356. El tom-tom nos pone en la puerta de una granja –imaginamos que se trata de un área de autocaravanas de los viticultores franceses – , pero en estos momentos (0,30 horas a.m.) la puerta esta cerrada y no se escucha ni el ladrido de los perros.

La noche nos arrincona y nos hacemos un hueco muy cerca de la entrada, justo debajo de un gran árbol, ¡ya se nos había olvidado! esto de pernoctar libremente y parece que nos entra un poco de recelo, tomamos todas las medidas de seguridad en nuestras manos, pero aquí nos quedamos no podemos más.

Día 2 de julio (jueves) 928 Km.

Amanecemos debajo de un gran árbol que nos ha dado cobijo gratuito, durante toda la noche ha estado batiendo sus frutos sobre el techo de nuestra AC, sin dejarnos dormir a gusto. Estamos sin darnos cuenta dentro de un frondoso campo en la región de Coñag o Coñac. Nos despierta el ruido de los tractores que deambulan por los estrechos caminos en sus trabajos de mantenimiento de la agricultura tan cuidada de la región, esto de llegar de noche a ciertos lugares muchas veces te sorprendes al amanecer de lo bonito del lugar y este es uno de esos días, seguro que en sucesivos días del viaje tendremos la misma sensación.

Partimos con dirección a la ciudad de Angoulême, tenemos que desandar todo el camino que ya hicimos ayer por la noche hasta llegar al lugar de pernocta. Son caminos estrechos donde apenas cabe un solo coche que se abren entre bonitos campos dedicados a la agricultura más selectiva del mundo, como es la francesa. Aquí se alternan los cultivos de cepas en alto, con trigo, remolacha y girasoles, creando un conjunto de tonalidades que pasa del amarillo del trigo dispuesto para cortar, el verde de las vides formando perfectos corredores que se difuminan en el infinito, destaca el verde más intenso de los girasoles que en sus puntas se abren los inminentes frutos.

Aparcamos a la entrada de Angoulême junto a la estación del tren. La gare dispone de un gran parking abierto situado a 900 metros del centro de la ciudad, la tarifa de la zona azul es de 1,5 euros casi 4 horas, tiempo suficiente para ver la ciudad.

Comenzamos la visita por la iglesia de San Marcial, situada en el centro de la zona comercial, corresponde con la antigua ubicación que tuvo la primera iglesia románica, destruida por los protestantes.

Durante la revolución francesa fue cerrada por un periodo de más de tres meses, y se abrió en 1800. Posteriormente, fue promulgado un decreto  que prohibió su demolición en 1851.

Document info
Document views153
Page views153
Page last viewedSun Dec 04 08:12:01 UTC 2016
Pages67
Paragraphs758
Words43157

Comments