X hits on this document

154 views

0 shares

0 downloads

0 comments

59 / 67

la iglesia que permitía asistir a la misa a los ocupantes del convento.

Nos acercamos por las calles de Helsingor y nos parece estar en una de las ciudades de los Países Bajos, seguro que mucho de los arquitectos que participaron en la construcción de esta ciudad provenían de aquellos lugares. Stangde es el eje central del casco antiguo, hoy solamente de uso peatonal, es una mezcla de edificios de diferentes estilo arquitectónicos  pero predomina el renacentista y neoclásico.

Aprovechamos que estamos ya en Dinamarca y acudimos a un supermercado céntrico se llama “Kvickly”  se encuentra en la calle Stjernegade 25 de Helsingor, entramos  con la excusa de comprar fruta y un poco cotillear, encontramos unos artículos de consumo muy diferentes a los que hemos visto en Noruega, aquí hallamos lo mismo que en cualquier superficie de una pequeña ciudad española, con especial atención a las verduras frescas, filetes frescos y frutas, todo esto es casi imposible poder comprarlo en Noruega (con independencia de los precios), una vez dentro aprovechamos para degustar ciertos productos que habían desaparecido hace tiempo de nuestra despensa. En cuanto a los precios muy similares a los españoles, seguro que hace tiempo eran astronómicos para el consumidor nacional pero con las sucesivas subidas en nuestro país cada vez estamos más igualados, sin tener en cuenta que ellos tienen un 25% de I.V.A para todo lo que compramos.

Regresamos a nuestro cuartel general situado en la playa de Helsingor portando multitud de bolsas que llevamos nosotros pues aquí ya ha entrado la directiva Europea que impide a los supermercados regalar las bolsas, como ya hemos aprendido la lección durante todo el mes, siempre llevamos en el bolso algunas de varios usos para posibles compras. En un entorno singular damos cuenta de algunos de los productos frescos que hemos comprado.

Proseguimos nuestro viaje y a mitad de camino paramos a merendar en el área de servicios con w.c. y posibilidad de vaciado químico y de pernocta, se encuentra en los bajos de un mega puente, las coordenadas corresponden con N 54.94950 // E 11.98543, es un sitio muy bonito que esta ocupado por medio centenar de autocaravanas.

A media tarde llegamos a las 21,10 horas a la ciudad de Rodby y cogemos el último ferry del viaje hasta la ciudad alemana de Puttgarden, pagamos 81,50 euros. Enseguida salimos en un barco inmaculado, esta vez va casi vacío, el trayecto nos dura unos 50 minutos.

Seguimos el viaje ya de noche para ganar todo el tiempo posible y decimos pernoctar en el área de autocaravanas de Hamburgo, que me señala el tom-tom. Este área es privada y con todo los servicios automatizados, a la entrada pagamos 12 euros (24 horas), el vaciado 1 €; llenado de 100l = 1 €; w.c. 20 cts. y ducha 1 €., las coordenadas corresponden con N 53.47517 // E 10.00123.

Día 29 de julio (miércoles) 9850 Km.

Hoy es un día de transición dedicada a conducir durante todo el día y tratar de llegar lo más lejos posible. Durante el trayecto tenemos un contratiempo, al cruzar la ciudad de Bremen pues nos quedamos atascados en una enorme congestión de más de 20 Km. que nos ocupara más de tres horas y nos hará perder toda posibilidad de alcanzar Hamburgo-París de una tacada.

A las nueve de la noche estamos en Lieja (Bélgica) y nos acercamos al centro de la ciudad para comprar un buen repertorio de frituras belgas que tanto nos gustan, esta todo cerrado pero en una calle principal todavía un chiringuito se encuentra abierto, allí mismo aparco, todavía tenemos la imagen y el sabor del año anterior y compro de varias clases, precio 22,40 euros. En el mismo aparcamiento damos cuenta antes de que se enfríen, aunque teníamos los sabores un poco mitificado o quizás no eran iguales a los que probamos el año anterior en otras poblaciones, pero nos gusto a todos sobre todo la

Document info
Document views154
Page views154
Page last viewedSun Dec 04 08:41:39 UTC 2016
Pages67
Paragraphs758
Words43157

Comments