X hits on this document

235 views

0 shares

0 downloads

0 comments

65 / 67

feliz he sido durante el viaje, ahora solo me queda quitarme el mono y mi adicción al refresco.

Cuando llegue a España estaba preocupado, no quería confesarle a mi padre mi adicción a la coca-cola hasta que he visto en televisión la “Campaña para la prevención de la fatiga en la conducción” promovida por el RACE Y AMFABRA, donde indica lo bueno que es beber refrescos de “cola” para mejorar la atención del conductor.

Aprovechando que estaba mi padre en casa y vio el anuncio en televisión le confesé que durante el viaje a Nordkapp había bebido mucha coca-cola, y me respondió: hijo que bien mandado eres solo haces lo que te dicen en televisión, seguro que si te lo recomiendo yo, bebes cerveza con limón. De esta forma tan sutil me he quitado un peso al confesarle que era un adicto a la coca-cola.

Viajar hasta Nordkapp nos puede parecer hoy en día un destino fácil pero hemos de tener en cuenta que siempre ha sido un viaje lleno de complicaciones y si no echar un vistazo al anuncio que hace el viajero Ernest Shackleton en el periódico “Times of London” el 29 de diciembre de 1913, y que decía así:

“Se buscan hombres para viaje peligroso: sueldo bajo, frío extremo, largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito”.

Esta es la filosofía que hay que llevar cuando planeamos nuestro viaje hasta Nordkapp que yo lo he clasificado con “UN RETO” , sobre todo para la mente. Mucha gente ha sucumbido en el reto de ir desde España en coche hasta Nordkapp su capacidad de sufrimiento y de adaptación a los continuos cambios de horarios, comidas, luz, distancias y paisajes, les ha abducido llegando ha situaciones de diferente índole incluso abandonado la idea a medio de camino de ida o vuelta y tener que regresar apresuradamente en avión.

Cuando conocimos en Copenhague a la pareja de españoles que regresaban con mucha premura hasta España sin agotar la totalidad de los días de vacaciones y renunciando a seguir disfrutando de las continuas postales que producen en tu retina los paisajes noruegos, nunca imaginamos en menor medida que pudiera pasarnos a nosotros.

Con estas afirmaciones no digo que el viaje hasta la península de Nordkapp sea algo peligroso o carente de sentido, no quiero que mis palabras se exageren pero si que no es fácil, que muchas veces se pierde el rumbo y que en tu mente aparecen los miedos propios del ser humano.

El viaje sufre diferentes fases, la primera, es la fase de emoción con la preparación y la salida; la de nervios, con el descubrimiento de las principales ciudades escandinavas y unas de las más bonitas del mundo, el viaje discurre con continuos cambios de paisajes y la adaptación del cuerpo humano a esta nueva realidad que es no tener noche, parece una tontería pero es algo novedoso y que jamás habíamos sentido; la última parte de Suecia y de la Laponia finlandesa nos llena de paz con sus paisajes idílicos dentro de grandes llanuras con inmensos lagos que cambian de luz cada dos metros; por fin llegamos a Cabo Norte, allí se produce una explosión de alegría difícil de contar y te crees que has vencido “El Reto” que has hecho los 5.400 Km. y que el camino de regreso por los fiordos noruegos será pura seda. Vaya equivocación. ahí es donde empieza el reto, Noruega te absorbe, te abduce; las difíciles condiciones orográficas llegan hacerte sentir que estas es un tela de araña y no puedes salir o que has caído dentro de una madeja de lana que por mucho que te desenredes nunca llegas al extremo final. El cóctel que produce Noruega es explosivo con sus inmensos fiordos sobre montañas de 1.000 metros, paisajes idílicos de continuas postales, túneles interminables de 25 Km., 11 Km., 6 Km. , 4 Km. , 8 Km.,  etc.,  tantos (seguro que más de 80) que es imposible nombrarlos, esto parecería normal pues cualquier viajero que atraviese los

Document info
Document views235
Page views235
Page last viewedFri Jan 20 14:50:08 UTC 2017
Pages67
Paragraphs758
Words43157

Comments