X hits on this document

182 views

0 shares

0 downloads

0 comments

9 / 67

algunas chimeneas de fabricas y sobre todo los enormes tendidos de luz, son tan grandes que en algunos tramos se adueñan totalmente del paisaje y del cielo.

A mitad del camino hacemos una parada para repostar, aquí el gasóleo es aún más caro que en Francia, llegamos a pagar 1,12 €. Litro, Además la estación de servicio es tan completa que dispone de un McDonal’s que nos alegrará el cuerpo. Queremos probar la diferencia entre el producto elaborado y de venta en nuestro país y, la verdad es diferente, aunque el precio es muy similar.

Nos incorporamos a la vorágine de la conducción, me llama la atención la cantidad de autocaravanas que circulan en ambos sentidos, marcas míticas en el mercado español, Hymer, Rapido, Concorde, etc. Se nota que los precios de estos vehículos están mucho más al alcance de sus ciudadanos.

A las 19,00 horas nos plantamos en el puerto de Puttgarden (Alemania) para coger el ferry que nos conduce hasta Dinamarca; las coordenadas del puerto corresponden con N 54,50025 // E 11,11392. Directamente accedemos al  barco previo pago de 75 euros, incluye,  la autocaravana de 6 metros, sin yo decirlo, más 2 adultos y 2 niños. Nos colocan en una vía para efectuar la siguiente salida a las 19,45 horas. Cinco minutos antes aparece el barco que abre sus puertas y descarga por sus enormes fauces dos niveles de coches. Inmediatamente nos indican que comencemos a subir también por esos dos mismos sentidos, a nosotros nos indican en el nivel inferior junto con camiones y furgonetas, esto se hace tan rápido que incluso el encargado nos apremia para poder salir a la hora en punto.

El barco es inmenso e inmaculado, tiene dos puestos de mando, uno en la popa y otro en la proa, para no hacer cambios durante el atraque. Nos acomodamos en la última planta para ver con más detalle la salida y la llegada. La gente en el barco se vuelve loca y se mete en la planta intermedia que corresponde con una gran tienda libre de impuestos similar a la de los aeropuertos internacionales. La verdad no entiendo que siendo dos países de la comunidad tengan ese régimen distinto de impuestos. Echo un vistazo para ver los precios y me sorprende lo caro que es todo, teníamos pensado comprar una botella de champán que se nos había olvidado y poder brindar en “Cabo Norte” pero veo que lo tendremos que hacer con “coca-cola”.

Una hora más tarde el barco llega al puerto de Rodby (Dinamarca), A las 20,45 llegamos al puerto de Rodby, con la misma rapidez de la llegada desembarcamos en dirección a Copenhague.

En estos momentos nos separan 160 Km. de la ciudad de Copenhague y decimos proseguir el camino. El paisaje en esta parte de Dinamarca se asemeja mucho al que abandonamos en Alemania, los árboles son de talla pequeña por la influencia de los viento marinos, los espacios abiertos están plantados de cereales en este caso creo que son de centeno y están todavía muy verdes.

A mitad del camino hacemos un pequeño alto en un área de descanso para cenar, aprovechamos para vaciar el químico en espacios expresamente reservados y bien señalizados.

Por primera vez desde que salimos nos damos cuenta que son las 22,30 horas y todavía no es de noche. Una hora más tarde continuamos con ese claro oscuro que no esta muy definido, la luz que tenemos es como cuando viajamos con luna llena.

A las 24,00 horas entramos en la capital de Dinamarca, el tom-tom nos va situando en el mismo centro de la ciudad, de camino pasamos por el área de autocaravanas (50 euros día) que se encuentra muy alejada del centro urbano. El gentío se agolpa por las amplias calles y la circulación correspondería con la de cualquier país mediterráneo.

Para pernoctar hemos cogido las coordenadas de la experiencia que un compañero puso en internet para evitar el área de autocaravanas que además de carísima se encuentra

Document info
Document views182
Page views182
Page last viewedThu Dec 08 06:42:31 UTC 2016
Pages67
Paragraphs758
Words43157

Comments