X hits on this document

94 views

0 shares

0 downloads

0 comments

11 / 31

sus principales beneficiarios.

Las dificultades reseñadas y otras identificables indican que debe haber una estrecha coherencia entre las metas de eficiencia, equidad y sostenibilidad, y el “estilo organizacional” empleado.  Es esa la base práctica de la que surgen las ventajas comparativas de los modelos participativos genuinos.  Sus rasgos estructurales son los más acordes con el logro combinado de las “suprametas”.

En cada una de las etapas usuales de los programas:  diseño, gestión, monitoreo, control, evaluación, la participación comunitaria añade “plus” prácticos, y limita los riesgos usuales.

En la elaboración del programa social, la comunidad puede ser la fuente más precisa de detección de necesidades relevantes y de priorización de las mismas.  Es quien más conocimiento cierto tiene sobre sus déficits y la urgencia relativa de los mismos.  Asimismo puede hacer aportes decisivos sobre múltiples aspectos requeridos para un diseño exitoso, como las dificultades que pueden encontrarse en el plano cultural, y a su vez las “oportunidades” que pueden derivar de la cultura local.

Su integración a la gestión del programa logrará diversos efectos en términos de efectividad organizacional.  Puede poner en movimiento la generación de ideas innovativas.  Permitirá rescatar en favor del proyecto elementos de las tradiciones y la sabiduría acumulada por la comunidad que pueden ser aportes valiosos.  Asegurará bases para una “gerencia adaptativa”.  La experiencia de los programas sociales demuestra que ese es el tipo de gerencia más acorde a los mismos.  Continuamente se presentan situaciones nuevas en muchos casos inesperadas, y se necesitan respuestas gerenciales sobre la marcha.  En gerencia adaptativa el momento del diseño y el de la acción deben acercarse al máximo.  Para lograr resultados efectivos de la acción, el diseño debe reajustarse continuamente en base a los emergentes.  La comunidad puede posibilitar la gestión adaptativa suministrando en tiempo real continuos “feed backs” sobre qué está sucediendo en la realidad, e incluso agregando constantemente información que puede ayudar a evitar situaciones luego difíciles de manejar.

En materia de control del buen funcionamiento del programa, y de prevención de la corrupción, el aporte de la participación comunitaria organizada puede ser insustituible.  El control social obligará a la transparencia permanente, significará un seguro contra desvíos, permitirá tener idea a tiempo  de desarrollos indeseables a efectos de actuar sobre los mismos.

Finalmente, los jueces más indicados para evaluar los efectos reales de los programas sociales son sus destinatarios.  Las metodologías modernas de evaluación participativa, y de investigación acción permiten que la comunidad de modo orgánico indique resultados efectivamente obtenidos, deficiencias, efectos inesperados favorables y desfavorables, y elementos claves para diseños futuros.

No utilizar los modelos participativos significará “costos de oportunidad” en todos los aspectos organizativos planteados.  Pero además favorecerá la generación de “costos directos” que atentarán contra el cumplimiento de las metas como los siguientes, identificados por el

Document info
Document views94
Page views94
Page last viewedSat Dec 10 09:25:40 UTC 2016
Pages31
Paragraphs308
Words12560

Comments