X hits on this document

84 views

0 shares

0 downloads

0 comments

19 / 31

A.El eficientismo cortoplacista

Una resistencia primaria a la participación es la de cuestionarla en términos de costos, y tiempo.  El razonamiento explícito plantea que montar un proyecto con componentes participativos implica toda una serie de operaciones adicionales a su mera ejecución directa, que significan costos económicos. Al mismo tiempo se resalta que los tiempos de implementación se extenderán inevitablemente por la intervención de los actores comunitarios.  Generará costos y alargará los plazos.

El razonamiento demuestra pronunciadas debilidades cuando se sugiere un análisis que exceda el cortoplacismo.   En una primera impresión efectivamente en muchos proyectos habrá nuevos costos por la participación, y los plazos serán más extensos.   ¿Pero cuál es el impacto de estas "cargas adicionales" en el mediano y largo plazo?   La alternativa real no es entre efectividad a corto plazo, y efectividad con mayores costos a largo plazo.

La evidencia ha demostrado sistemáticamente que los logros cortoplacistas tienen desventajas pronunciadas.   Por lo pronto como se ha destacado una de las metas centrales en proyectos sociales, la sostenibilidad del proyecto, se resiente agudamente con esos planteos.   Como ya se destacó, las evaluaciones internas practicadas al respecto por organizaciones como el Banco Mundial son casi terminantes. Un porcentaje significativo de proyectos, evaluados con indicadores apropiados, no pasan el test de sostenibilidad.  La actividad se desarrolló de tal modo que terminada la cooperación del organismo externo a la comunidad, no han quedado bases para que la comunidad se sienta estimulada o esté capacitada para seguir sosteniendo el proyecto.  La efectividad de corto plazo se transforma allí en altos niveles de inefectividad a mediano y largo plazo.

Por otra parte el razonamiento eficientista, implica cuantiosos "costos de oportunidad".  Los extensos beneficios potenciales derivados de la participación comunitaria y reseñados en las secciones anteriores no se producirán.   Véase por ejemplo entre muchos otros el caso del Proyecto PRODEL en Nicaragua (1998).  Su objetivo es movilizar pequeños proyectos de infraestructura y equipamiento urbano. Se opto por realizarlo bajo un modelo de cogestión con

la comunidad. Las evaluaciones realizadas indican que con ella los costos directos de construcción y mantenimiento preventivo de estas obras fueron hasta un 20% inferiores a costos de proyectos similares ejecutados por los gobiernos locales sin participación comunitaria.  Entre otros aspectos la ciudadanía aportó al proyecto 132.000 días de trabajo voluntario.

B.El reduccionismo economicista

Otra línea de razonamiento coherente con la anterior percibe todo el tema del diseño y ejecución de programas sociales desde categorías de análisis puramente económicas.   Las relaciones que importan son de  costo/beneficio medido en términos económicos.  Los actores se hallarían motivados por cálculos microeconómicos puros, y persiguen básicamente la maximización de su interés personal. Lograr que produzcan, sería un tema de meros "incentivos

Document info
Document views84
Page views84
Page last viewedMon Dec 05 17:14:37 UTC 2016
Pages31
Paragraphs308
Words12560

Comments