X hits on this document

89 views

0 shares

0 downloads

0 comments

9 / 31

del Brasil, abrió en 1989 un proceso por el cual las inversiones del presupuesto municipal serían decididas por toda la ciudadanía participativamente.  Fuentes críticas vaticinaron una incierta suerte al propósito de hacer ingresar la participación a un área tan técnica.   El Municipio estableció un sistema organizacional descentralizado que posibilitó el acceso masivo de sus habitantes a la toma de decisiones presupuestarias a través de su integración a grupos vecinales y niveles posteriores de representación de los mismos.   Los habitantes recibieron por esta vía información continua sobre el presupuesto y su ejecución, e identificaron sus propias prioridades.  El proceso les permitió según describe el BID (1997):

expresar su comprensión de los problemas cruciales que enfrenta la ciudad;

establecer prioridades de los problemas que merecen más inmediata atención;

seleccionar las prioridades y generar soluciones prácticas;

tener oportunidad de comparar con las soluciones creadas en otras regiones de la ciudad y en otros grupos de temas;

decidir, con el apoyo de técnicos de la oficina del Alcalde, en invertir en los programas menos costosos y más factibles de atender;

tomar la decisión definitiva sobre la aprobación, o no, del plan de inversiones; y

revisar los éxitos y fracasos del programa de inversiones para mejorar sus criterios para el año siguiente.

La participación en el proceso ha ido creciendo y se estimaba que en 1995 más de 100.000 personas se vincularon a la creación del presupuesto de la ciudad.   Los resultados refutaron los pronósticos escépticos, fueron más allá de lo esperado, y se han convertido en objeto de análisis internacional.  La participación comunitaria masiva demostró ser un mecanismo más eficiente de asignación de recursos, que los métodos tradicionales usuales.  Los recursos fueron reorientados hacia las prioridades reales de la población.  Entre 1989 y 1995, entre otros aspectos, la cobertura de agua subió del 80 al 98% de la población, el sistema de alcantarillado se extendió del 46 al 74% de la población, las escuelas públicas matricularon el doble de niños, y se expandió el pavimento en los barrios pobres.  Mejoró fuertemente el diseño y la gestión del presupuesto, al recibirse  los puntos de vista de la población, y hacerse totalmente transparente.  Mas allá todavía la participación produjo un efecto de “empoderamiento” de amplias proporciones.  Como señala el BID:  El proceso participativo también ha tenido un enorme impacto en la habilidad de los ciudadanos para responder a los retos organizadamente, como comunidad, y en la capacidad de trabajar en forma conjunta para mejorar la calidad de la administración pública y en consecuencia la calidad de la vida.

Los resultados de investigación expuestos, y los casos reseñados sumariamente a los que se pueden sumar muchos otros corroboran que la participación da resultados concretos y superiores a los esquemas tradicionales de arriba hacia abajo. Las experiencias presentadas tienen, a pesar de su diversidad, dado que corresponden a realidades  muy diferentes y han operado en  campos muy variados, ciertas características comunes.  En primer lugar, en todos los casos puede encontrarse que se intentó poner en marcha formas de participación real, no simulaciones de participación. La apelación no fue como se ha dado con tanta frecuencia a consultas erráticas o coyunturales, o a recibir opiniones después no tenidas en cuenta. sino efectivamente se diseñaron modalidades organizacionales que facilitaron, y estimularon la

Document info
Document views89
Page views89
Page last viewedThu Dec 08 00:24:45 UTC 2016
Pages31
Paragraphs308
Words12560

Comments