X hits on this document

37 views

0 shares

0 downloads

0 comments

13 / 18

socialización de los medios de producción.

El grupo Espartaco se propone conquistar al ala izquíerda del movimiento obrero y convoca a un congreso nacional, de donde nace el Partido Comunista alemán.

La contrarrevolución emprende la lucha decisiva. Después del 27 de diciembre, Berlín es invadida por las tropas y el intento de destrozar al movimiento Espartaco es una realidad. A partir de esta fecha el movimiento revolucionario es duramente golpeado. Los socialistas, guiados por Luxemburgo, dan la consigna de unidad de acción revolucionaria, de desarme de la reacción y de armamento de los obreros.

LA MUERTE DE ROSA LUXEMBURGO

E

l triunfo de la contrarrevolución se tornó en un hecho consumado.

El 11 de enero de 1919 Rosa Luxemburgo y Karl Liebknech se ven obligados a buscar asilo en el seno de una familia obrera. Rosa allí escribe su artículo póstumo: "El orden reina en Berlín".

El 15 de enero se ocultan en la casa No. 53 de la calle Maninheim, A las 9 de la noche un grupo de soldados los arresta, siendo conducidos al Hotel Edén, donde los oficiales monarquistas habían organizado el crimen. Liebknech fue trasladado en

automóvil al jardín zoológico y allí es asesinado.

Luego le tocó el turno a Rosa Luxemburgo, el teniente Vogel la mató de un balazo en la cabeza y su cadáver fue arrojado a un canal. Así se cumplió su deseo de morir en el puesto de combate: "a pesar de todo, moriré, como lo espero, en mi puesto: en una huelga callejera o en el presidio" (Carta de Sonia Liebknech, 2 de mayo de 1917).

De esta manera trágica y salvaje sucumbe, a los 49 años, la vida de una de las más heroicas y brillantes militantes del marxismo mundial. La contrarrevolución alentó la esperanza de que con la muerte de Rosa Luxemburgo, Karl Liebknech y muchos otros héroes de la clase obrera, aplastaría definitivamente a la revolución.

La derrota de la revolución alemana de 1918 fue originada, indudablemente, por no haberse estructurado debidamente el partido político de la clase obrera, capaz de tomar el poder en sus manos.

Se subestimaron las fuerzas de la reacción y se sobreestirnó el empuje de las masas. Rosa Luxemburgo y los socialistas alemanes confiaron más en el coraje instintivo de los obreros que en la fortaleza organizativa del partido revolucionario. La vanguardia política del proletariado alemán no se había convertido aún en el caudillo del país y la revolución empujada por los obreros desorganizados quedó aislada y rápidamente destruida. Este gravísimo error costó la vida de miles de combatientes sacrificados y de la más grande revolucionaria de nuestra época.

Document info
Document views37
Page views37
Page last viewedSat Dec 03 13:55:58 UTC 2016
Pages18
Paragraphs167
Words8473

Comments