X hits on this document

PDF document

Material vegetal vivo como elemento de construcción - page 4 / 8

18 views

0 shares

0 downloads

0 comments

4 / 8

Foto Bonterra Ibérica

ARQUITECTURA DEL PAISAJE

CONSTRUCCIÓN Y MEDIOAMBIENTE

En la década de los 30, en el siglo XX, se sufrió una de las crisis económicas más graves de Europa Occidental. Esto permitió que muchas de las técnicas de bioingeniería se rescataran debido a su bajo coste. En la Alemania de anterior a la Segunda Guerra Mundial se integraron en la ingeniería de ríos y autopistas y en 1936 se creó un centro oficial para investigación en ingeniería biológica. En una época de fuerte recesión, los deslizamientos, la erosión de los torrentes, las avalanchas y los aludes necesitaban técnicas artesanales baratas, con materiales disponibles in situ, de manera inmediata y a un coste mínimo. Fueron los operadores forestales pertenecientes a la Administra- ción Pública los que empezaron a experimentar, valorar, codificar y consolidar algunas tipologías y criterios de in- tervención basados en la utilización de material vivo (plantas) y/o natural (madera, piedras...).

Dado que las técnicas de bioingeniería han sido desarrolladas principalmente en los países del arco alpino, las primeras experiencias se han realizado con pequeñas modificaciones en las áreas de influencia Atlántica, principalmente en la región Norte de la Península Ibérica, donde las condiciones climáticas así como las especies vegetales existentes se asemejan a las centro europeas.

Más recientemente, la divulgación de estos temas ha recibido un notable impulso con publicaciones específicas como "Ingenierubiologie" (Kreuder 1951), "Sicherungsar- beiten im landshaftsbau" (Schichtln 1973), o más actua- les, como "Die Weiden in der Praxis" (Schichtln 1992).

Las investigaciones científicas de los últimos 40 años, la incorporación de nuevos materiales industriales, la evo- lución de los criterios y de las capacidades técnicas han llevado a la consolidación científica de esta disciplina que en base a nuevas exigencias sociales y culturales, y a un cambio en la escala de valores, sobre todo con la emer- gente conciencia ambiental, se ha convertido en un ins- trumento operativo, no sólo para el control de la erosión, sino también para protección del ambiente natural. Se ha pasado de la actuación empírica de la agricultura de montaña, centrada exclusivamente en la defensa del sue- lo y la potencialidad de estas técnicas en el campo gene- ral de la defensa del paisaje y del medio ambiente.

Situación en la Península Ibérica

Al igual que en el resto de Europa, las primeras ac- tuaciones se realizaron durante el pasado siglo funda- mentalmente en la corrección hidrológica forestal. En Es- paña se estableció la repoblación y mejora de montes pú- blicos a través de la ley de 11 Julio de 1877, con el objeti- vo de evitar la denudación de los suelos necesitados de protección. El real Decreto de Junio de 1901 crea los Ser- vicios hidrológico-forestales los que se deben los prime- ros proyectos de restauración hidrológico forestal y la creación de coberturas vegetales en amplias áreas de los macizos montañosos de los Pirineos, Sistema Central e Ibérico y Sierra Nevada.

En noviembre de 1993 se realizan las primeras jornadas dedicadas a las técnicas de Ingeniería biológica y en el año 1995 surge la Asociación Española de Ingeniería del Paisaje, uno de cuyos objetivos es la divulgación de técnicas de bioingeniería a nivel nacional

En este tipo de trabajos de corrección hidrológica fo- restal se aplicaban muchas de las técnicas hoy en día englobadas dentro del término ingeniería biológica. La regresión demográfica del medio rural y el elevado re- querimiento de mano de obra que dichas técnicas requie- ren, provocó el abandono de las mismas. Otra explicación se debe al bajo coste de estas técnicas frente a otros mé- todos tradicionales de construcción lo que las hace poco atractivas a las empresas ejecutoras e incluso a los propios proyectistas. Desde finales de los años veinte hasta prácti- camente los años 80, exceptuando algunas actuaciones concretas en grandes infraestructuras, la presencia de es- tas técnicas es prácticamente inexistente.

130

15

Document info
Document views18
Page views18
Page last viewedSun Dec 04 21:38:58 UTC 2016
Pages8
Paragraphs203
Words3698

Comments