X hits on this document

100 views

0 shares

0 downloads

0 comments

10 / 33

Las delegaciones deportivas fueron conducidas directamente al edificio de Administración y Gobierno, en donde el jefe de la Delegación hizo entrega de las copias de los documentos de identidad olímpica de los miembros de su grupo, para que se cotejasen con las listas oficiales enviadas con anterioridad por el Centro de Registro; luego recibió una ficha para cubrir por adelantado, en el banco, las cuotas de estancia y recoger, cuando mostrara el recibo del pago, los cupones para el comedor, válidos para una semana. Mientras tanto, los funcionarios de Recepción y Control habían microfilmado los documentos de identidad, para luego devolverlos junto con las formas en que los atletas y oficiales debían notificar sus movimientos. En ese momento, un edecán conducía a los participantes a sus habitaciones y les entregaba dos llaves de cada uno de los departamentos asignados.

En la Villa Prensa de Cuicuilco los transportes dejaron a los informadores extranjeros en la puerta misma de las oficinas administrativas. En una barra especial, que operó ininterrumpidamente durante las 24 horas del día, se hicieron los mismos trámites descritos en el párrafo anterior. Los huéspedes quedaron en libertad para liquidar a su mayor conveniencia la cuenta de hotelería y para adquirir los cupones de acceso a los comedores, ya que la cuota, en este caso, sólo incluyó el alojamiento y el desayuno.

Los huéspedes del conjunto “Narciso Mendoza” en Coapa, fueron llevados al Centro de Recepción, en donde cada persona debió ajustarse al mismo procedimiento.

Estas secciones elaboraron diariamente un informe de altas, bajas y movimientos de huéspedes, cuyas copias se enviaron a Contabilidad para el asiento de cargos; a la jefatura, para el cobro de saldos por hospedaje; y al encargado del edificio, para prevenir al concesionario de hotelería.

Las secciones de contabilidad de cada Villa -con excepción de la Femenina, que no la tuvo- llevaron las cuentas por hospedaje, controlaron la venta de cupones para alimentación --salvo en la Masculina- y formularon pólizas de las operaciones generales. A los moradores de las Villas de Coapa y de la de Prensa en Cuicuilco, se les entregó cada semana un estado de sus créditos con la idea fundamental de que previesen sus erogaciones. Cuando alguno de los informadores quiso retirarse de la Villa sin haber cubierto sus adeudos, se procuró que firmara

108

un pagaré a 30 días, en favor del Comité, por el total acumulado. Las liquidaciones parciales o totales fueron hechas en el banco contra los saldos al día proporcionados por las secciones de Contabilidad, las cuales rindieron a la Administración General informes diarios de ingresos, deudores, acreedores, cupones vendidos y depósitos efectuados.

El Comité elaboró dos tipos de cupones para el acceso al restaurante del Centro de Prensa y de los comedores de la Villa Cultural uno para el desayuno y el otro para la comida o la cena. Los primeros fueron entregados a los huéspedes semanaria mente, pues estaban ya incluidos en el pago del hospedaje; y los segundos fueron vendidos en las oficinas de Recepción y Control, en los propios comedores y en las oficinas bancarias. Para los comedores puestos a disposición de las delegaciones deportivas, hubo tres tipos de cupones: para el desayuno, la comida y la cena, de distinto color para cada semana y especificando el número de comedor al que debían ocurrir.

Durante la operación, el Departamento Administrativo y Contable dejó de actuar como cuerpo asesor de la Administración General de Villas, para convertirse en un órgano funcional dirigido por una jefatura e integrado por cuatro secciones; de Contabilidad Central, de Inventarlos, de Contraloría de Comedores y de Auditoria.

Contabilidad Central, antes de los Juegos, estableció los métodos de recopilación, informes y trámites contables de cada sector de habitación; y diseñó los procedimientos para el registro de ingresos y egresos. Durante la operación, consolidó los gastos con base en los informes parciales de cada Villa y controló el funcionamiento del Almacén General. Central de Inventarios manejó el mobilarlo y el equipo, tanto de hotelería como de oficinas, así como los blancos y la mantelería de todas las Villas. Después de la operación, entregó estos bienes a la Dirección Administrativa del Comité o a las instituciones que le señaló la Oficialía Mayor. Contraloría de Comedores llevó la cuenta de gastos y consumos en los almacenes de los restoranes al servicio de las delegaciones deportivas, Y Auditoria Central verificó las operaciones correspondientes a ingresos, egresos, entradas y salidas en el almacén e inventarlos generales.

Departamento de Relaciones de Personal. La mayoría de quienes trabajaron en las Villas fueron contratados directamente por las empresas concesionarias de los

Document info
Document views100
Page views100
Page last viewedThu Dec 08 06:42:05 UTC 2016
Pages33
Paragraphs404
Words19055

Comments