X hits on this document

93 views

0 shares

0 downloads

0 comments

15 / 33

además, se acondicionó una sala de estar equipada con tres televisores a color y muebles de reposo.

En la planta baja del edificio 25 estuvieron las oficinas de la gobernadora de la Villa y sus habitaciones privadas, pues ahí hubo de residir desde la fecha de apertura hasta el 7 de noviembre; el consultorio de la Comisión Médica del COI, en donde se hizo a las atletas la prueba de cromatina sexual, conforme a las especificaciones reglamentarias; y una tienda en la que se vendieron ropa y artículos mexicanos.

El departamento 004 del edificio 26 fue acondicionado como salón de belleza, con servicios de pedicura y manicura, baños sauna, tinas de lavado y tintura de pelo, planchas para masaje, sillones para maquillaje y tratamiento estético, tocadores y una sección de venta y arreglo de pelucas y pestañas postizas.

En todos los edificios se dispuso de almacenes de mantenimiento y limpieza, de cuartos de planchado y costura, de oficinas para damas encargadas de actividades especiales y para edecanes, y de alojamientos para- el personal femenino del Destacamento Militar Olímpico.

Las habitaciones de las atletas fueron decoradas con flores de papel, de brillantes colores, confeccionados por campesinas mexicanas; carteles con motivos olímpicos de diversos tamaños, calcomanías con la paloma de la paz, manteles de yute con letreros de bienvenida en diferentes idiomas; y, al pie de las camas, tapetes de paja.

El mobiliario constó de camas, mesas, mesillas, sillas, gaveteros, espejos y lámparas de noche. Aunque los muebles fueron distribuidos de una manera general, cada delegación hizo posteriormente los cambios que creyó pertinentes. la mayoría de las delegaciones trajeron consigo aparatos de televisión, tocadiscos y radios.

A la llegada de las delegaciones, cada atleta encontró diversos regalos sobre las mesas de noche: canastitas de paja con arreglos florales, objetos olímpicos, tarjetas

postales, folletos paquete con dos

y banderas y, en los tocadores

un

toallas

de

baño,

pañuelos

desechables,

toallas para la

sanitarias tubos de higiene personal.

pasta

dentífrica

y

otros

artículos

La distribución de los alojamientos se hizo de acuerdo con un plan que buscó alentar la convivencia entre los atletas

de distintas nacionalidades. Estas quedaron hospedadas de la siguiente manera:

Edificio No 25: Austria, Argentina, Bélgica, Colombia, Cuba, Checoslovaquia, Dinamarca, El Salvador, España, Finlandia, Italia, Jamaica, Japón, Luxemburgo, Noruega, Taiwán, Alemania del Este, Rumania, Singapur, Suecia, Suiza y Vietnam, Edificio No 26: Australia, Canadá, Corea, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Gran Bretaña, Irlanda, Islandia, Nueva Zelanda, Alemania y Yugoslavia. Edificio No: 27: Antillas Holandesas, Barbados, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Costa Rica, Chile, Ecuador, Ghana, Guatemala, Guyana, Holanda, Hungría, India, Irán, Israel, Kenya, México, Mongolia, Nigeria, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, URSS y Uruguay.

El primer huésped de la Villa Femenina fue una oficial de la delegación de la Gran Bretaña, a quien se dio alojamiento en el edificio No 26, el 12 de septiembre. Al día siguiente, se inscribieron 21 mujeres de la URSS y paulatinamente la Villa fue cobrando vida con el arribo de las diferentes delegaciones; al 21 eran ya 215; el 26, 315; el 3 de octubre, 742; y del 11 al 15, la población se mantuvo estacionaria en 1000 personas. La corriente de desalojo se hizo notoria a partir del 20 de octubre, fecha en que 46 damas abandonaron la Villa; a la clausura de los Juegos sólo quedaban 501; al 31, se redujeron a 20; y el 4 de noviembre partieron las últimas 9. La estancia promedio en la Villa Femenina fue de 23 días por participante. De las 1 062 huéspedes que vivieron en la Villa, 842 fueron atletas.

Con objeto de propiciar más la convivencia fraternal entre las atletas de todos los países y refinar las relaciones humanas entre éstas y el personal, el Comité dispuso que la jefatura de la Villa Femenina agasajara Individualmente a las jóvenes cuyos cumpleaños coincidieran con su estancia. Para ello se elaboró un calendario de onomásticos, valiéndose de las copias fotográficas de los documentos de identidad. En total, se organizaron 73 fiestas para otras tantas huéspedes. En cada caso, la gobernadora hizo llegar un arreglo floral a la festejada y le obsequió muñecas vestidas con réplicas de los trajes típicos mexicanos, collares, pulseras, pectorales hechos de pluma y diversos “souvenirs” olímpicos; luego, en su habitación se le organizó una fiesta en torno al pastel y a las velas tradicionales y se sirvieron refrescos y platillos fríos. Las orquestas y conjuntos del Centro Internacional amenizaron estas reuniones. Las “mañanitas”, melodía con que los mexicanos anuncian y celebran los onomásticos,

113

Document info
Document views93
Page views93
Page last viewedSun Dec 04 21:45:42 UTC 2016
Pages33
Paragraphs404
Words19055

Comments