X hits on this document

92 views

0 shares

0 downloads

0 comments

17 / 33

Federaciones, por el personal del Centro de Registro en la propia Villa Cultural, A los acompañantes de éstos se les extendió una credencial. El número de alojamientos Individuales asignados fue de 1 715; pero la mayor población, de 1668 personas, se registró del 17 al 22 de octubre.

VILLA DE CONJUNTOS CULTURALES

Este sector habitacional también formó parte de la Villa “Narciso Mendoza”. Destinado exclusivamente a los grupos artísticos que actuaron del 12 de septiembre al 7 de noviembre, se le asignaron 156 casas y 15 departamentos con un total de 918 cuartos y 351 baños. Las oficinas administrativas, los almacenes -Inclusive los de utilería e indumentaria de los grupos visitantes- y los servicios de intendencia ocuparon 26 departamentos y 6 casas. Los huéspedes fueron clasificados en directivos e integrantes de grupos folklóricos extranjeros y nacionales, arquitectos, poetas, huéspedes especiales y asistentes al Campamento Mundial de la Juventud. Estos últimos sólo estuvieron de tránsito en la Villa antes y después de la celebración de este evento en el Centro Vacacional de Oaxtepec. Todos recibieron una credencial y un gafete para tener libre acceso a las unidades de habitación y a sus instalaciones de servicio. El total de altas individuales fue de 3 002, habiéndose registrado la asistencia máxima, de 1150 personas el 12 de octubre.

VILLA PRENSA EN COAPA

La Villa Prensa destinada a los informadores se constituyó con 174 casas y 210 departamentos con un total de 1158 cuartos y 430 baños. las oficinas administrativas, los almacenes, las salas de redacción y los servicios de intendencia ocuparon seis de aquéllas y 16 de éstos; los demás fueron destinados al alojamiento. Las categorías de los huéspedes fueron las siguientes: periodistas, redactores y fotógrafos; personal de los servicios de prensa y observadores y huéspedes especiales. El número total de personas fue de 555, sólo el 50% de la capacidad prevista.

ALIMENTACION

La alimentación de los huéspedes fue considerada desde un principio como una de las más delicadas que habría de ejecutar el Comité Organizador en las Villas. El vasto espectro de costumbres y hábitos gastronómicos, lo

numeroso de los contingentes, la diversidad de los horarios para entrenamientos y competencias, la corta duración de los Juegos y la complejidad intrínseca del servicio fueron factores que presidieron las previsiones. Al igual que en todas las demás actividades del Comité, se trataba de conjugar el cumplimiento estricto del compromiso con un gasto mínimo.

la lectura de las memorias oficiales de los Juegos Olímpicos anteriores, los informes de los observadores mexicanos enviados a Tokio, las sugestiones de algunos funcionarios del COI y las recomendaciones de los Comités Olímpicos Nacionales aportaron los elementos para la cuantificación, el desglose y la evaluación de necesidades. Sobre estas bases, el Comité decidió compartir la responsabilidad con las siguientes sociedades mexicanas, de reconocido prestigio: Nacional Hotelera, Mauna Loa y Compañía de Servicios Industriales.

Con Nacional Hotelera se contrató la alimentación de las delegaciones hospedadas en las secciones masculina y femenina de la Villa “libertador Miguel Hidalgo” y la del personal administrativo del propio Comité destacado en ese sitio. Según los términos del contrato, que entró en vigor el 10 de diciembre de 1967, el concesionario se obligó a prestar asesoramiento tanto para la proyección de las cocinas, comedores y almacenes, cuanto para la adquisición -por cuenta del Comité- del equipo, mobiliario y enseres indispensables para la operación; a elaborar la lista del personal que sella empleado a cargo del Comité, así como a seleccionarlo, capacitarlo y entrenarlo; a elaborar el cuadro básico de alimentos, la lista de ingredientes y el programa de entregas; a formular las minutas para cada comedor; a sugerir los proveedores y a vigilar el control de calidad y sanidad de los productos; y, en general, a asumir la dirección técnica y la responsabilidad total del servicio. El Comité, por su parte, se comprometía a cubrir todos los gastos inherentes a la planeación, programación, organización y ejecución. Nacional Hotelera recibiría como único pago la cantidad de $ 1800 000.00 correspondientes a la comisión de $ 2.00 por un total estimado de 900000 raciones.

El Comité nombró, dentro de la Administración de las Villas, una jefatura de comedores, cuyas funciones primordiales consistieron en vigilar el correcto cumplimiento del contrato, mantener las relaciones entre Nacional Hotelera y el Comité, supervisar la contratación del personal, seleccionar las diferentes proposiciones hechas

115

Document info
Document views92
Page views92
Page last viewedSun Dec 04 21:26:24 UTC 2016
Pages33
Paragraphs404
Words19055

Comments