X hits on this document

97 views

0 shares

0 downloads

0 comments

2 / 33

promueven la vivienda de interés social; 5) la provisionalidad de los servicios conexos, o el aprovechamiento, para ellos, de Instalaciones permanentes; 6) y la confinación de las Villas a sólo dos conjuntos: uno para competidores y oficiales -considerando separadamente a hombres y mujeres; y otro para los jueces y árbitros, y para los participantes en el Programa Artístico y Cultural

Al primero se le denominó Villa Olímpica “Libertador Miguel Hidalgo” y al segundo Villa Cultural “Narciso Mendoza.”

Para el alojamiento de los reporteros acreditados por los Comités Olímpicos Nacionales -1150 como máximo, según la regla 48- y las agencias internacionales de noticias, se dispuso de la Villa de Prensa en Cuicuilco y del Hotel María Isabel y de la Villa Narciso Mendoza.

VILLA OLIMPICA LIBERTADOR MIGUEL HIDALGO

La Villa Olímpica se construyó en una superficie de 9 hectáreas, propiedad del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, ampliada después con 20000 m2 generosamente prestados por la Fábrica de Papel de Loreto y Peña Pobre. Estos terrenos están situados en la Delegación de Tlalpan, a sólo 4 Kms. del Estadio de- la Ciudad Universitaria -escogido ya desde entonces como escenario principal de los Juegos- y a 23.5 Kms. del Polígono Olímpico de Tiro, la instalación más distante dentro del perímetro urbano; comunicados en todos sentidos por la Avenida de los Insurgentes, Anillo Periférico y la Calzada de Tlalpan, tienen un buen subsuelo, que permitió construir con rapidez las obras de cimentación y gozan de excelente clima.

La Secretaría de Obras Públicas confió el proyecto arquitectónico, bajo la supervisión del Comité, a los arquitectos González Rul, Hernández Navarro, Ortega Viramontes y Torres Martínez. El programa consistió en satisfacer simultáneamente las necesidades específicas de una Villa Olímpica y los requerimientos de un complejo habitacional en régimen de condominio. El presidente de la República, licenciado Gustavo Díaz Ordaz, dispuso que la sección propiamente residencial fuera financiada por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos y que las demás instalaciones corrieran a cargo de la secretaría de Obras Públicas. El Departamento del Distrito Federal, a su vez se ocuparía de los servicios municipales. El Comité Organizador sólo pagaría, a título de renta, el

100

interés correspondiente a la inversión, por el tiempo que usara las instalaciones. Desocupada la Villa Olímpica, sus departamento- serían puestos a la venta, conforme al régimen de propiedad en condominio.

En colaboración con la SOP, el Comité Organizador proyectó la alimentación de energía eléctrica a la Villa, estudio que fue entregado a la Compañía Mexicana de luz y Fuerza del Centro para su afinación y ejecución. Asimismo, el Comité buscó que la mayoría de los escenarios deportivos, tanto de entrenamiento como de competencia, estuvieran situados al sur y al oriente de la ciudad, de modo que la circulación del público fuera del norte y el centro hacia esos rumbos, mientras el movimiento de los atletas y delegados hospedados en la Villa Olímpica era en sentido inverso, creándose así dos corrientes de tránsito que no se interfiriesen entre sí. Estos estudios fueron sometidos a la consideración del Departamento del Distrito Federal y sirvieron de referencia para el control de tráfico de vehículos.

El 2 de mayo de 1967 un grupo de periodistas nacionales y extranjeros asistió a la iniciación de las obras, a la vez que recibía informaciones sobre las características de la construcción de parte de funcionarios del Banco y del Comité Organizador. Una de las preguntas que con mayor insistencia formularon fue la relativa a la posibilidad real de terminar a tiempo la Villa. Quinientos días más tarde, esos mismos periodistas pudieron asistir a la inauguración oficial del conjunto. El primero de mayo de 1968, después de presenciar el tradicional desfila obrero, el presidente Díaz Ordaz dijo: “El triunfo que, con México a la cabeza, lograron en el Comité Olímpico Internacional los principios de solidaridad humana (se refería a la exclusión de Sudáfrica de los Juegos de la XIX Olimpiada) nos hicieron recordar que nuestra patria nació a los albores de la independencia bajo el grito de don Miguel Hidalgo, que nos convocó a la lucha por la libertad; que él fue nuestro libertador y uno de los grandes libertadores de América; y que el 6 de diciembre de 1810 él expidió el decreto aboliendo la esclavitud en México. Por eso hemos considerado justo unirlo a este triunfo de México y del espíritu humano, y el próximo día 8, cuando se cumplen 215 años de su nacimiento, le será impuesto su nombre a la Villa Olímpica. Si llamará, pues, desde entonces, Villa Olímpica Libertador Miguel Hidalgo. El no distinguió colores ni razas ni credos; él sólo entregó su vida por la libertad de los hombres.

Document info
Document views97
Page views97
Page last viewedWed Dec 07 19:55:44 UTC 2016
Pages33
Paragraphs404
Words19055

Comments