X hits on this document

83 views

0 shares

0 downloads

0 comments

22 / 37

Philosophia antigua poética “Las muertes trágicas son lastimosas, mas la comedia, si alguna hay, son de gusto y pasatiempo, porque en ellas mueren personas que sobran en el mundo, como es una vieja zizañadora, un rufián o una alcahueta”. Y Rojas, después de matar a una alcahueta y a un par de sirvientes, se despacha a sus dos amantes aristocráticos y llama a su obra comedia. Es muy posible que Rojas conociera el Anfitrion de Plauto o el Fernandus Servatus de Verardi, pero en cualquier caso no hay duda de que el primer autor la llamó “comedia” no sólo porque la obra tenía un principio cómico, sino porque no había tenido intención de convertirla en tragedia. Rojas no consideraba que la muerte de Calisto y Melibea como una tragedia.

La Celestina es un ataque que no va dirigod sencillamente contra el código del amor cortesano, sino también contra quienes lo cuscribía, a saber, la aristocracia. En tiempos de Isabel está muy reafirmado el concepto de la que la nobleza verdadera no depende del linaje, sino exclusivamente de la virtud y la sabiduría, algo que poseía excepcionalmente Rojas. Por eso, no resulta difícil imaginar que Rojas abrigaba la conciencia de su propia capacidad y experimentaba un resentimiento profundamente arraigado por los mimados vástagos de las clases altas, que no pagaban impuestos, no necesitaban trabajar y daban por sentado que serían objeto de deferencia y respto por el solo hecho de su noble linaje. Así, Rojas pinta a un ejemplar típico de aquella clase social : rico, ocioso, ostentoso, estúpido, egoista, débil e innoble; y lo envía a una muerte ignominiosa.

Pero volvamos adonde nos habíamos quedado : el segundo autor de la Comedia nos dice algo realmente importante en relación con la intención creativa y de contenido del primer autor “era dulce en su principal historia” (La Comedia como origen). Si leemos esa principal historia, o sea el Auto I y parte del Auto II ( hasta la cena 2ª del Auto II : Vamos luego porque sobre este negocio quiero hablar contigo más largo / FIN del autor primero) vemos los inicios de una historia similar a la que cuentan las narraciones sentimentales. Como en ellas, el matrimonio no se plantea y el amor cortés conduce a la desesperación de Calisto. Y a semejanza de lo que ocurría en la Comedia Humanística, observamos una acción de gran dinamismo donde los sentimientos se exteriorizan y el tono jocoso domina muchos episodios e incluso se cuela en los momentos potencialmente más trágicos o sublimes.

La combinación de estos dos géneros, las narraciones sentimentales y la comedia humanística, así como la integración de elementos de la poesía amorosa de tipo tradicional- todo esto en palabras de Mª Eugenia LacarraLa parodia de la ficción sentimental en la Celestina”, 1989-, y de los géneros didácticos, especialmente de las exposiciones doctrinales de las teorias naturalistas del amor, impresionaron tanto a Fernando de Rojas que decidió continuarla. El resultado de trasladar la historia amorosa, que los lectores estaban habituados a leer en la elevada prosa de la retórica cortesana, a la estructura dialogada de la comedia, con su lenguaje con frecuencia jocoso, es la parodia del género sentimental.

La adopción del género dramático por el primer autor señala la hipocresía y artificiosidad del amor cortesano y desenmascara lo inherente de su caracter lujurioso. A diferencia de la novela sentimental, al desaparecer el narrador, en la primitiva comedia se obliga al lector a realizar las funciones que antes se le encomendaban al autor; el lector debe atar los cabos oportunos y llegar a sus propias conclusiones.

Dado que el primitivo autor ridiculiza a sus personajes desde el primer momento y presenta sus actos de manera humorística - postura semejante ha adoptado Dororhy Severin en sus reflexiones sobre la parodia y el humor en la Celestina-, los lectores no se ven movidos por la compasión, sino por la risa. La retórica del diálogo inicial responde al lenguaje del código amoroso cortesano, propio tanto de la ficción sentimental como de la poesía lírica amorosa. Sin embargo, ya en ese primer diálogo entre Calisto y Melibea existen elementos que nos ponen sobre aviso de la distorsión a que se somete este lenguaje cortesano (lenguaje que también adopta Sempronio cuando se dirige a la prostituta Elicia).

Calisto es ridículo porque pretende disfrazar su lujuria con la retórica cortesana mal aprendida; él es un mal alumno de Andreas Capellanus, pero lo es mejor de Sempronio a quien hace caso enseguida, incluso corrompiendo al joven Pármeno, a quien intenta comprar con un sayo cuando advierte que puede ser obstáculo para sus planes.

5.- Breve Reflexión sobre el Texto esencial para el lector de hoy .

Document info
Document views83
Page views83
Page last viewedTue Dec 06 10:57:25 UTC 2016
Pages37
Paragraphs631
Words24375

Comments