X hits on this document

70 views

0 shares

0 downloads

0 comments

31 / 37

- Si aceptamos que un lector u oyente normal del siglo XV ignoraba la existencia de la comedia humanística, bien puede imaginarse la sorpresa que experimentaríaa al oír a Calisto dirigir su primer y efusiva parlamento a Melibea en el Acto I. Pero pronto se daría cuenta de que Calisto es una parodia del amante cortés, y desde la primera página está marcado con un matiz cómico (La Celestina comentada llama “bobo” a Callisto). Calisto actúa además como un típico “loco” de amor; sus criados le insultan regularmente y se burlan de él, en su cara y en sus espaldas; habla como un hereje y actúa como un necio o loco, y hasta Celestine, poco proclive a matar la gallina de los huevos de oro, acaba por hartarse en el Acto VI de su casi obscena afición al cordón de Melibea.

- El primer autor es implacable en la presentación de Calisto: su “héroe”, un mentecato que vive en un pasmo amoroso, víctima de sus poco honrados criados y un amante indigno de una encantadora joven un poco deslenguada; Calisto es un personaje cómico, no un personaje trágico (Cuando Rojas se hizo cargo del personaje era demasiado tarde para redimir a Calisto y convertirlo en un héroe trágico; estaba demasiado bien de bufón para ser modificado o descartado, es él, Calisto, quien da ímpetu cómico a los Actos VI y XI, y si su carácter se redime un tanto después del Acto XI, lo hace, en parte, para conseguir que el suicidio de Melibea sea más plausible y también más trágico.

- En opinión de Dorothy Severin, Calisto es una parodia, pero no de un amante cortés cualquiera, sino de Leriano, protagonista de la Carcel de Amor, de Diego de San Pedro (publ. en 1492), obra que admiraba Rojas y de la que tenía un ejemplar. Veamos algunos paralelismos:

- Calisto y Leriano se sirven de un mensajero (pero Leriano tiene al discreto autor de LA CARCEL, en persona, mientras Calisto tiene a una alcahueta)

-  Calisto y Leriano se enzarzan en un apasionado debate acerca de las cualidades de la mujer (Leriano dsictue seriamente con su amigo Tefeo la naturaleza de las mujeres, mientras que Calisto lo hace con el desleal Sempronio, quien le vence enla discusión y acaba riéndose del amo)

- Calisto y Leriano mueren de amor (Leriano elige el mismo la muerte, una muerte de pena; la muerte de Calisto es accidental y casi cómica - resbala en la escalera la única vez que se preocupa algo de los demás-)

Además, diego de San Pedro declara el tormento psicológico de su protagonista al principio de la obra, enla detallada alegoría de la Cárcel; rojas deja a los criados de Calisto la tarea de retratarlo como un amante insomne y atormentado, cosa que resulta francamente paródica.

Rojas estaba harto de Lerianos cuando inició su obra, pero él lo que hizo fue continuar algo ya empezado ¿Cómo explicamos su continuación defendiendo su tesis si ya se le daba iniciado el argumento y el personaje?.    “El modelo del primer autor no era la novela sentimental, sino la comedia humanística en latín, y lo que éste nos presdenta es la acostumbrada trama cómica del señor embaucado y del astuto servus fallax; pero cuando Rojas se hace cargo de la acción prefiere encauzarla en una nueva dirección, la de la novela sentimental trágica.

Calisto estaba ya inventado en el Auto I y Rojas hace de él ahora un Leriano burlesco ( retira la confianza del mejor criado, adula a la alcahueta, deposita la confia¡nza en Sempronio y goza demasiado con un cordón. A lo largo de todo el Acto VI, en unos apartes, los criados se burlan de su conducta.

En el Aucto IV, las descripciones que de Calisto le hace Celestina a Melibea son al mismo tiempo paródicas eirónicas : “ en franqueza, Alexandre; en esfuerço Hector.......” Además el hecho de que Melibea no esté al corriente del tono irónico hace estas descripciones doblemente divertidas

Una doble parodia cortesana devalúa más a Calisto : Sempronio tiene a Elicia y Pármeno “gana” a Areúsa gracias a la cooperación de Celestina, ni más ni menos que Calisto. Por otra parte, podría compararse, como sugiere Deyermond (1975) la albada paródica del Acto VIII en la que se despiden los amantes al amanecer :

Pármeno : ¿Amanece o qué es esto, que tanta claridad está en esta cámara?

Areúsa : ¿Qué amanescer? Duerme, señor, que aun agora nos acostamos.No he yo pegado bien los ojos, ¿ya avía ser de día?

El reverso de esta escena lo hallamos en al Auto XIV :

Document info
Document views70
Page views70
Page last viewedSat Dec 03 01:05:25 UTC 2016
Pages37
Paragraphs631
Words24375

Comments