X hits on this document

90 views

0 shares

0 downloads

0 comments

8 / 37

criados, las mochachas) reaccionan en forma distinta, con la espontaneidad de su temple, no predeterminados por la relación común.

No hay personaje que no reúna tachas y virtudes, en íntima cohesión y exhibidas don idéntica imparcialidad; quizá la faceta más singular de la atención objetiva de La CELESTINA a la realidad sea la detenida pintura de los personajes humildes o viles, en ocasiones contrapuestos con tácita aprobación a los nobles ( como Lucrecia a Melibea en los actos IV y X; Sosia y Tristán a Calisto en los actos XIII y XIV), y siempre retratados con entera compenetración. Asombran, en particular, las criaturas delhampa, representadas desde dentro, tal como ellas mismas se ven, no desde un punto de vista sobrepuesto, satírico o moralizante.

Ya en el Acto I, y con intensidad cada vez mayor en los quince restantes de la Comedia y en el Tratado de Centurio, los elementos más diversos del mundo del siglo XV aparecen orgánicamente integrados en su contextura: el caballero noble, la noble doncella, los padres solícitos, los criados leales o desleales, la alcahueta activa y codiciosa, las meretrices resentidas, o el rufián burlador. La palabra abundante de estos personajes evocan a otros que no intervienen directamente y a buen número de tipos sociales, clasificados por su oficio y represdentados ya en el ejercicio de su profesión, ya en su participación en la vida de la ciudad.

Los autores de la Celestina encauzan su visión integral de la realidad  en olvidada forma de la comedia humanística (síntesis de la tracición terenciana), de la tradición del relato amoroso medieval y de su propiaacogida a la observación del vivir cotidiano. Este fue el germen desarrollado en la TC bajo la norma del realismo verosímil, y transmutado en un ser artísitco nuevo, positivamente original, a pesar de su variada deuda literaria.

La TC rebasó inmensamente la comprensión artística de los lectores coétaneos e imediatos. Testigo el cambio de título : el público no pudo mantener el complejo equilibrio de la obra, y operó enella un doble empobrecimiento, abrazando francamente el mundo de la Celestina y sus allegados, y reduciendo aun éste a sus toques cómicos, sin querer admitir su tragedia.

Por muy leida y celebrada que fuese, por mucho que se remdase algún chiste o situación, por mucho que floreciesen las llamadas continuaciones e imitaciones, por más que uno de sus personajes se incorporase al acervo popular, de hecho la CELESTINA como un todo artístico apenas ejerción inlfujo literario: este fue el precio de su asombrosa originalidad. ( Mª Rosa Lida de Malkiel “La originalidad artística de la Celestina”.Buenos Aires, 1962)

________________________

3.- La Celestina en sus textos preliminares y finales:

Exceptuando la Edición de Burgos de 1499, puesto que se halló en una subasta en Inglaterra y a la que faltaban hojas al principio y al final (nos lo cuenta Menéndez Pelayo en “La Celestina” de Espasa Calpe), las Ediciones de Toledo y Sevilla de 1500 y 1501 llevan por título : LA COMEDIA DE CALISTO Y MELIBEA ( Las Ediciones de 1502 - Salamanca, Toledo y Sevilla - aquí hay una que se tituló “Libro de Calisto y Melibea y de la puta vieja Celestina”- adoptan ya otro título-que se explica en el prólogo, elemento añadido en estas ediciones- TRAGICOMEDIA DE CALISTO Y MELIBEA.

A continuación figura, añadido, un subtítulo :”la qual contiene, demás de su agradable y dulce estilo, muchas sentencias filosofales y avisos muy necesarios para mancebos, mostrándoles los engaños que están encerrados en sirvientes y alcahuetas. ( Posteriormente, en la nueva versión  de 1502, con título nuevo “Tragicomedia de Calisto y Melibea”, se añade lo de “nuevamente revista y enmendada, con adición de los argumentos de cada un auto en principio, la qual ....) en el que se destaca :

a) el estilo “agradable y dulce”(que no respondía a criterio estilístico definido)

b) muchas sentencias filosofales ( aquí el lector podrá utilizarlas y podrá comprobar además su capacidad erudita puesto que se hallan insertas en los diálogos de los personajes, y aparte de dos atribuciones a Séneca y una a Aristóteles en el Auto I, así como a Petrarca, en el Prólogo de la TC, la sentencia se cita siempre sin nombre de autor.  Miguel MARCIALES- Sobre problemas rojanos y celestinescos, Univ. Andes, Mérida 1983 afirma que en la T.C.  hay 332 sentencias (+272 refranes) y Rojas, acudió como la mayoria a los “florilegios”, basándose en la Margarita Poética, de Albretch von Eyb , tal como afirman el autor anónimo del siglo XVI de la Celestina comentada, Castro Guissasola,

Document info
Document views90
Page views90
Page last viewedThu Dec 08 06:25:51 UTC 2016
Pages37
Paragraphs631
Words24375

Comments