X hits on this document

Word document

SOLICITA SE DICTE AUTO DE PROCESAMIENTO. SE DECRETE PRISIÓN - page 99 / 357

962 views

0 shares

0 downloads

0 comments

99 / 357

                                Una primera afirmación nos revela al menos una particularidad nada común en la tramitación de un decreto de ventas de material bélico: el material incluido en el decreto PEN 1633/92 no se vendió a Bolivia.                                                                                                

                                Numerosas constancias avalan lo expuesto, muchas de ellas ya mencionadas al inicio del presente segmento del escrito. No creo necesario ahondar aún más sobre esta circunstancia.

                                Resta decir que a fs. 9.085 las autoridades judiciales militares de la República de Bolivia desconocieron la operatoria cuestionada.

                                Una segunda afirmación, tan categórica como la anterior, nos indica que al momento de concretarse la firma del decreto presidencial 1633/92 la negociación con Bolivia estaba agotada negativamente desde hacía mucho tiempo.

                                Así lo reveló Gelasio Chávez en la declaración citada indicando que para mediados de 1991 se reunió en Fabricaciones Militares con Sarlenga quien le preguntó si la operación de Bolivia se podía reactivar, ya que podía conseguir el decreto, considerando Chávez que para él la negociación en ese año estaba prácticamente terminada.

                                Aún más: señaló que le soprendió que saliera el decreto, ya que consideró que era una operación terminada.

                                Por lo demás, de las propias constancias del expediente de Fabricaciones Militares donde se encuentra documentada la negociación, surge el mes de marzo de 1991 como la fecha del último intercambio de notas con las autoridades bolivianas –vale mencionar que la fecha del decreto es del 3 de septiembre de 1992-.

                                Una tercera afirmación: la firma del decreto que nos ocupa obedeció a la reactivación llevada a cabo por Sarlenga cuando –como se dijera- esa negociación estaba terminada.

                                Avala ello la señalada deposición de Chávez, a lo que se suma una sugestiva urgencia evidenciada por el nombrado Sarlenga que en nada se compadece con

Document info
Document views962
Page views962
Page last viewedSat Dec 10 13:30:03 UTC 2016
Pages357
Paragraphs1968
Words108286

Comments