X hits on this document

780 views

0 shares

0 downloads

0 comments

132 / 310

El palacio fue una de las grandes construcciones de su padre, Herodes el Grande, en Jerusalén, cuya más importante obra arquitectónica en la capital fue la restauración del Templo. Construyó también la Torre Antonia, un gigantesco teatro, un acueducto, un enorme hipódromo -para carreras de caballos y juegos de circo-, y un gran sepulcro para él y su familia.

2. Herodes Antipas, de unos 50 años en tiempos de Jesús, era el menor de los hijos de Herodes el Grande. Que su padre no tuviera sangre judía supuso para el poderoso rey un se­rio complejo a lo largo de toda su vida, pues le restaba autoridad ante sus súbditos. Herodes el Grande, que murió cuatro años después de nacer Jesús, tuvo diez mujeres. Algunas de ellas sí fueron de familia judía, como Maltaké, la madre de Herodes Antipas. Esto permitió al joven Herodes mostrarse ante el pueblo como todo un judío, esmerándose en aparecer como fiel cumplidor de las leyes religiosas. Cada año, por la Pascua, se trasladaba a Jerusalén para participar con sus compatriotas en las fiestas. En las monedas de su reino galileo no hizo imprimir nunca su propia imagen, pues esto indignaba a los israelitas piadosos. También pro­curaba interceder ante Pilato en defensa de algunos compatriotas buscando ganar así simpatías entre sus súbditos.

En los días en que Jesús fue condenado a muerte, Herodes Antipas estaba enemistado con el gober­nador romano Poncio Pilato porque, para herir los sentimien­tos religiosos de los judíos, Pilato había hecho desfilar por Jerusalén estandartes imperiales con la imagen del César Tiberio. Y había colocado en el palacio de Herodes el Grande, a la vista de todos los ciudadanos, los escudos del emperador. Aquello fue una grave ofensa contra los judíos, que no toleraban representaciones del César, a quien los romanos veneraban como a un dios. Tan grande fue el escándalo que, además de las revueltas populares, los principales judíos del país enviaron al César de Roma un escrito de protesta pidiendo la destitución de Pilato. Herodes Antipas fue uno de los firmantes de aquel escrito y esto hizo que Pilato lo considerara desde entonces como enemigo.

La costosa construcción del acueducto que Pilato levantó en Jerusalén, utilizando para ello dinero del Templo, también fue motivo de enemis­tad con Herodes, que como hombre que luchaba por la apariencia «religiosa», no podía tolerar este sacrilegio. Todas estas rencillas se disolvieron con ocasión del juicio contra Jesús, en cuya senten­cia coincidieron ambos gobernantes. Para los dos, Jesús constituía un peligro y a los dos convenía que fuera liquidado cuanto antes. Herodes Antipas fue destituido de su cargo por el emperador romano Calígula seis años después de la muerte de Jesús.

118- BAJÓ A LOS INFIERNOS

Centurión- El rey Herodes le devuelve al prisionero, goberna­dor Pilato, y me ha mandado a decirle que le confirma cualquier decisión que usted tome.

Document info
Document views780
Page views780
Page last viewedWed Dec 07 16:23:53 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments