X hits on this document

898 views

0 shares

0 downloads

0 comments

142 / 310

Tato- ¡Pónsela, que ya se la ajustaremos!

Soldado- ¡Por haber tenido la cabeza tan dura, te mereces esta corona, reyecito rebelde!

El soldado dejó caer el casquete de espinas sobre el pelo revuelto de Jesús.

Tato- ¡Pero esta corona no ha tocado aún la cabeza real!

Soldado- ¡Busca un cetro para que le entre mejor!

Entonces trajeron una vara de olivo, nudosa y retorcida, con la que se apaleaba a los presos.

Tato- ¡Vamos, adentro! ¡Toma! ¡Cada uno que empuñe el cetro y le prometa obediencia al reyecito, vamos!

Con el palo golpeaban el casquete, encajándolo hasta el fondo. Las espinas, duras y afiladas como agujas, atravesaron la piel de la ca­beza y de la frente. El rostro de Jesús se fue cubriendo de grue­sos hilos de sangre.

Soldado- ¡A sus órdenes, Majestad! ¡Toma!

Una de las espinas se clavó en el ojo derecho de Jesús. A la san­gre se mezcló un líquido blancuzco que corrió por las mejillas.

Tato- ¡Hombre, no seas así! ¡No dejes ciego a nuestro rey! ¡No podrá ver las reverencias de sus súbditos!

Cuando se cansaron de golpearlo, los soldados pusieron la vara de olivo en las manos sin fuerzas de Jesús y comenzaron a girar en torno a él haciéndole muecas y doblando la rodilla.

Soldado- ¡Salud, rey de los judíos!

Tato- ¡Salud, Majestad Mesías!

Soldado- Oigan, ¿pero nadie se ha dado cuenta de que nuestro rey es barbudo? ¡Eso no puede ser! ¿Me oyes, amiguito? ¡Te vamos a afeitar! Son las costumbres romanas y hay que cumplirlas. ¿Qué te parece, eh?

Jesús se estremeció. El soldado que capitaneaba el grupo le aga­rró con sus dos manos la barba abundante y rizada, empapada en sangre. Y comenzó a tirar fuertemente de ella. Con los pelos, arrancados a raíz, se levantaba también la piel y enseguida las me­jillas, brutalmente despellejadas, comenzaron a manar sangre.

Soldado- ¡Ahora sí, majestad! ¡Ahora sí te reconocemos como nuestro César! ¡Ja, ja!

Tato- ¡Salud, rey de los judíos!

Soldado- Míralo, míralo cómo tiembla. ¡Así son estos tipos, muy bravucones primero y cuando les echan mano, se mean del susto!

Document info
Document views898
Page views898
Page last viewedSat Dec 10 23:06:30 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments