X hits on this document

768 views

0 shares

0 downloads

0 comments

15 / 310

Jesús- Miguel tenía un hijo. Lo quería mucho. Lo quería más que a todo, mucho más que a su viña.

Miguel- Esta es tu herencia, hijo. Cuídala mucho. La tierra es como una mujer. Hay que atenderla, mimarla, desvelarse por ella. Y ella, a su tiempo, te dará su mejor fruto.

Jesús- Pero a Miguel y a su hijo se les presentó un viaje de urgencia. Y decidieron arrendar la finca a una cuadrilla de jornaleros.

Miguel- Amigos, confío en ustedes. Quiten la mala hierba, echen buen abono, rieguen los viñedos, poden los sarmientos y luego, cuando llegue el momento de la cosecha, recojan las uvas y písenlas en el lagar. ¡Ah, ese día vamos a hacer una fiesta grande para celebrarlo! Hasta entonces lo dejo todo en manos de ustedes. ¿De acuerdo?

Jornalero- De acuerdo, patrón. Váyase tranquilo que nosotros cuidaremos de esta tierra como si fuera la niña de nuestros ojos.

Miguel- Gracias, amigos. ¡Y hasta la vista! ¡Ea, caballo, arre!

Jesús- Pasó un mes y otro y otro más. Y llegó el tiempo de la vendimia.

Jornalero- ¡Miren qué uvas, compañeros! ¡Parecen melones!

Jornalero- ¡Ea, a cortar los racimos y luego a pisarlos en el lagar!

Jornalero- ¡Y más luego a beber y a divertimos! ¡Yupi! ¡Esta noche me emborracho yo como el viejo Noé! ¡Y después, que venga el diluvio!

Jesús- La cosecha había sido abundante. Los racimos, car­gados de uvas gordas y relucientes, fueron pisados en el la­gar y se llenaron las cubas con el mosto dulce y espumoso.

Jornalero- ¡Hip! Oye, tú, Acaz, ahí fuera hay un tipo que te busca. Pregunta por el capataz de los viñadores… ¡Hip!

Jornalero- ¡El capataz soy yo! ¡Hip! Que entre, que entre y se atiborre de uvas, que aquí hay para todos. ¡Hip!

Mensajero- Buenos días. Me envía don Miguel, el dueño. Que los salude a todos de su parte.

Jornalero- Pues salúdalo tú de la nuestra.

Mensajero- Y me manda decirles que, como ya estará vendida la uva, que cobren ustedes el salario según lo ha­blado y el resto de la cosecha que se lo hagan llegar con­migo.

Jornalero- ¿Cómo has dicho, ¡hip!, que no te oí bien?

Mensajero- Que me manda decirles que como ya estará rendida la uva, que...

Jornalero- ¿Vendida? ¡Comida y bebida sí está, pero lo que es vendida! ¡Ja, ja, ja!

Document info
Document views768
Page views768
Page last viewedWed Dec 07 11:06:39 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments