X hits on this document

759 views

0 shares

0 downloads

0 comments

173 / 310

Mateo- Pero Jesús sí lo olía. Aquella noche que estábamos en Cesarea, al norte. Él ya tenía su preocupación. Y cuando vini­mos a Jerusalén...

Susana- No teníamos que haber venido nunca.

Juan- El moreno se ha portado como un valiente. Ayer se lo oí a uno de los soldados. Lo molieron a golpes en la cárcel, ya vieron cómo quedó, pero no le sacaron ni una palabra, ni una.

Pedro- Y al ladrón de Anás parece que le cantó las verdades. Dice tu amigo, Juan, que ese viejo tramposo estaba después que se lo llevaban los demonios.

Andrés- Y con Pilato y con Caifás lo mismo. Les dijo todo lo que había que decirles. Era el plan que habíamos pensado, ¿se acuerdan? Después de lo del templo, ir delante de los señorones de Jerusalén para echarles en cara sus crímenes. Jesús cum­plió el plan, él solo.

Juan- Hasta el final el moreno. No lo doblaron, no... Lo par­tieron pero no lo doblaron.

María- ¿Por qué, Dios mío, por qué? ¿Por qué no lo salvaste de la muerte, por qué?

María, que hasta aquel momento nos oía como ausente, tragándose las lágrimas, rompió a llorar como un río que se desborda. Se inclinaba hasta tocar el suelo con la frente, con las manos cubriéndole el rostro. Susana y mi madre la sostenían.

María- ¿Por qué, Dios mío? Él era bueno. No tenía que ha­ber muerto. Yo lo necesitaba. Los pobres de este país lo necesitaban. ¿Por qué, por qué? No merecía una muerte tan horrible. ¿Por qué tenía que terminar así? Tanta muerte, Dios mío, tanto abuso, tanto crimen de esta gente. ¿Por qué ganaron ellos? Ahora estarán banqueteándose y mi hijo muerto, muerto... ¿Hasta cuándo, Dios mío, hasta cuándo vas a permitir que los injustos se salgan con la suya? ¿Hasta cuándo?

Susana- Vamos, María, vamos. Tráele un poquito de agua, magdalena.

María, extenuada, recostó su cabeza sobre mi espalda, cerró los ojos y su recuerdo volvió otra vez al día anterior, al rostro muer­to y ensangrentado de Jesús que ya no volvería a ver nunca más.

Santiago- ¿Y ya sabrán por Cafarnaum lo que ha pasado?

Juan- No hay tiempo todavía, Santiago.

Mateo- No creas, las noticias vuelan más ligeras que las águilas.

Tomás- Ti-tienes razón.

Pedro- Cuando en Cafarnaum sepan que al moreno...

Felipe- No pasará nada, Pedro, nada. La gente no va a hacer

Document info
Document views759
Page views759
Page last viewedTue Dec 06 20:23:24 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments