X hits on this document

922 views

0 shares

0 downloads

0 comments

18 / 310

justicia esperaba él

y sólo abusos recogió.

Por eso les pongo un pleito

la viña a quitarles voy

y a los pobres se la doy

porque los otros han sido

jornaleros corrompidos

¡Y ahora sabrán quién soy!

Jesús- Muy bien, abuelo, muy bien. Así es como termina la historia. Sí, Dios es el dueño de la finca y les va a ajustar las cuentas a esa pandilla de bandidos, los dirigentes de nuestro pueblo, y nos va a entregar la viña a nosotros, los pobres de Israel.

Sacerdote- ¿Qué estás insinuando, nazareno embaucador?

Jesús- No digo nada nuevo, amigo. Las canciones viejas de nuestro pueblo lo dicen claro como el agua de lluvia. ¿No conoces tú el salmo que cantaremos en estos días de fiesta? La piedra que los albañiles despreciaron, Dios la escogió para rematar el ángulo, en lo más alto del edificio. Los albañiles no tuvieron ojos para conocer el valor de la piedra. Los viñadores han cerrado sus oídos a los mensajes del dueño de la viña.(3) Así son ustedes, los jefes de Israel: ciegos y sordos. No perdonan al que les echa en cara su ambición. Vinieron los profetas: los golpearon, los persiguieron, se rieron de ellos. Vino Juan: le taparon la boca y, por fin, le cortaron el pescuezo. Y ahora...

Sacerdote- ¿Y ahora, qué?

Jesús- Ahora quieren hacer lo mismo con el hijo: quieren matarlo.

Se hizo un silencio. Lo rompió el chillido de uno de los sacerdotes.

Sacerdote- ¿No lo han oído? ¡Dice que él es el hijo de Dios! ¡Todos han oído la blasfemia! ¡Blasfemo, blasfemo!

Los sacerdotes se abalanzaron rugiendo hacia donde estábamos. Agarraron piedras de la calle y comenzaron a arrojarlas contra Jesús. Pero la multitud lo encubrió y respondió a los sanedritas. Las piedras llovían de un lado y otro. Fue un momento de gran confusión. Por fin, logramos mezclarnos con el torbellino de forasteros que inundaban las calles y salir fuera de la ciudad. Dentro de sus murallas, en la calle de las palomas, junto al templo, el viejo citarero de barba blanca, quedó cantando...

Citarero- Hombres de Jerusalén

habitantes de Judá

vengan todos a juzgar:

Document info
Document views922
Page views922
Page last viewedSun Dec 11 14:07:58 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments