X hits on this document

868 views

0 shares

0 downloads

0 comments

194 / 310

el que más marca el carácter mesiánico de Jesús, por ser un texto dirigido especialmente a los lectores judíos.

4. En varias ocasiones los discípulos reconocieron a Jesús al partir el pan. En Israel nunca se partía el pan con cuchillo. Y todas las comidas se iniciaban con el gesto de partir el pan, que hacía el que presidía la mesa. Jesús debió haber tenido una forma particular de hacerlo cuando comía con sus compañeros, por la que ellos lo identificaban y reconocían.

128- LO QUE HEMOS VISTO Y OÍDO

Amaneció y atardeció aquel primer día de la semana. Los ve­cinos de Jerusalén dormían después de una bulliciosa jornada de despedida. Por las doce puertas de la ciudad de David, salie­ron las caravanas llevando de vuelta a miles de peregrinos. Las fiestas de la Pascua habían terminado. Todo volvía a la normali­dad. Todos regresaban a sus casas. Todos, menos nosotros.

Pedro- ¡Yo lo vi! ¡Tienen que creerlo!

Magdalena- ¡Y yo también lo vi! ¡Igualito a como los estoy vien­do ahora a ustedes!

Felipe- Júralo, anda, atrévete a jurarlo.

Magdalena- ¡Juro que he visto a Jesús! ¡Lo he visto vivo y coleando!

Santiago- No, Magdalena, por supuesto que no.

Escondidos en el sótano de la casa de Marcos, con las puertas cerradas, sentados en el suelo alrededor de una vieja lámpara de aceite, seguíamos discutiendo lo mismo.

Magdalena- ¡Lo juro por mi madre, por mi abuela y por mi bisabuela!

Felipe- Sigue, sigue subiendo, llega si quieres hasta Adán y Eva. Pero ese cuento no hay quien se lo trague, ¿me oyes?

Natanael- El juramento de una mujer no vale nada y menos el tuyo, que todavía tienes los dientes de leche. A ver, cuántos años tienes tú, Mariíta de Magdala, cuántos?

Magdalena- Pues a decir verdad, no me acuerdo, pero más de quince y menos de veinte también.

Felipe- ¡Ja! ¿Ya una mocosa como tú voy yo a creerle que un muerto se le apareció vivo?

Magdalena- Y doña María también es una mocosa, ¿verdad, Felipe? ¡Doña María, venga acá un momento!

Santiago- Déjala, Magdalena. María es la madre. Y las madres cuando lloran mucho ven visiones. Así pasa siempre.

Magdalena- Que yo sepa, Pedro no ha parido a nadie. ¡Y tam­bién 1o vio!

Document info
Document views868
Page views868
Page last viewedSat Dec 10 10:09:44 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments