X hits on this document

673 views

0 shares

0 downloads

0 comments

20 / 310

las gentes que han vivido bajo el sol, desde Adán hasta el último hijo de mujer que haya nacido sobre la tierra!

El mensajero bajó del pináculo de la muralla y se dirigió al centro del valle, donde había una datilera. Allí, bajo sus hojas verdes y brillantes, extendió una piel de cordero que muy bien podría servir como alfombra. Después, con ramas de árbol y la destreza de su cuchillo, fabricó un taburete de madera. Aquello sería el trono donde Dios iba a juzgar a todas las naciones de la tierra.

Cuando el mensajero levantó los ojos, vio las primeras caravanas que ya asomaban por el horizonte. Detrás de ellas, se veían otros grupos de hombres y de mujeres, de viejos con barba blanca y de niños cargados en brazos, muchísimas gentes, rebaños enteros de pueblos que venían hacia el valle de Josafat a participar en el gran juicio de Dios. El men­sajero salió a recibirlos.

Mensajero- ¿Quiénes son ustedes y de dónde vienen?

Egipcio- Venimos de la tierra de los faraones y las pirámides. Somos los egipcios, los hijos de un pueblo grande y numeroso como las arenas de nuestros desiertos.

Mensajero- ¿A qué dios adoraron ustedes durante su vida?

Egipcio- ¡Al único dios verdadero! ¡A Osiris, el hijo del sol, el juez de vivos y muertos! ¡Osiris, aquí estamos noso­tros, tus servidores!

Mensajero- Vamos, vamos, pasen y siéntense por ahí, so­bre la hierba.

Y los egipcios entraron en el valle de Josafat vestidos con túnicas verdes, tan verdes como la fertilidad de las tierras del Nilo.

Caldeo- De Mesopotamia venimos. De la tierra que abra­zan los dos ríos y que sirvió de cuna a siete imperios.

Mensajero- ¿Cuál es el dios de ustedes?

Caldeo- ¡El único dios verdadero, nuestro protector Marduk, dueño y señor de la historia, que renace con el año nuevo! ¡Marduk, aquí estamos tus hijos, los asirios y los babilonios!

Y entraron en el valle los habitantes de Mesopotamia, con sus vestiduras de cáñamo y sus turbantes azules, tan azules como el cielo que quisieron alcanzar levantando la torre de Babel.

Mensajero- Y ustedes, ¿de dónde vienen?

Griego- Venimos atravesando el mar grande, lleno de islas. Somos los griegos, nacidos a la sombra del Parnaso, en una tierra de sabios y artistas.

Mensajero- ¿A quién buscan?

Griego- A Zeus, el dios poderoso, el que se sienta en el Olimpo sagrado. Buscamos a Hermes, a Dionisos, a Afrodita, a los mil dioses

Document info
Document views673
Page views673
Page last viewedSat Dec 03 14:24:00 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments