X hits on this document

735 views

0 shares

0 downloads

0 comments

204 / 310

Pedro- Bueno, está bien, tres veces, ¿y qué? No hay por qué andar sacando ahora los trapos sucios. Tres veces me preguntó y otras tres yo le dije que contara conmigo.

Rufa- ¿Y entonces, Pedro?

Pedro- Entonces, Jesús, que me conoce como si me hubiera parido, que sabe cómo soy yo por dentro y por fuera, me dijo: Tirapiedras, cuídame las ovejas, diles por dónde tienen que ir y venir, enséñales lo que tienen que hacer.(3) En fin, ya ustedes saben...

Juan- Maldita sea, pero, ¿de qué entresijo te has sacado tú esos disparates, Pedro?

Pedro- ¡Me lo dijo Jesús! Me dijo que la voz de mando la tengo yo ahora.

Juan- ¡No! 'Te dijo que contaba contigo, que lo siguieras, pero

no que nosotros te siguiéramos a ti.

Pedro- Para el caso es lo mismo. Yo delante y ustedes detrás.

Felipe- ¿Cómo que tú delante y nosotros detrás? Pero, ¿habrase visto un descaro más grande?

Pedro- Ningún descaro. Jesús me dejó el bastón de mando.

Tomás- Lo que te-te dejó fue una toalla de la-lavar pies.

Juan- Óyeme bien, narizón engreído: ¡Y Jesús dejó dicho bien claro que en el Reino de Dios todos íbamos juntos y éramos iguales!

Pedro- ¡Juntos pero no revueltos!

Santiago- Y revueltos también, Pedro, que aquí nadie vale más que nadie, mujeres y hombres, niños y viejos, casados, solteros o viudos. Todos lo mismo. ¡Nadie delante, nadie detrás!

Pedro- Pero sí alguien arriba. Si no, ¿quién organiza esto, eh?

Felipe- Caramba con el tirapiedras, se quiere colar por cualquier lado…

Pedro- ¿Qué culpa tengo yo que Jesús se haya fijado en mí para

este cargo? Jesús necesita un hombre de confianza, vamos a decir, un jefe. ¡Y ése soy yo!

Santiago- ¡El único jefe es Dios, Pedro, y todos los demás somos hermanos, y aquí no es cuestión de mandar, sino de empujar todos juntos! ¡Ábrete la sesera y entiéndelo de una vez!

Pedro- Pues yo no lo entendí así...

Juan- Pues entonces lo entendiste mal. Te equivocaste, Pedro.

Pedro- ¡No me equivoqué! ¡Yo no me equivoco!

Santiago- ¿Anjá? ¿Con que tampoco te puedes equivocar? ¡Al cuerno contigo, Pedro! ¡Esto es lo último que nos faltaba por oír!

Document info
Document views735
Page views735
Page last viewedMon Dec 05 13:25:22 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments