X hits on this document

794 views

0 shares

0 downloads

0 comments

207 / 310

Muchacha- Es que yo nunca he visto una cosa de éstas, vecina.

Vecina- Ni yo tampoco, mi hija. Imagínate, ya voy para vieja, y el milagro más grande que vi yo, fue cuando a mi marido se le quitaron aquellos retortijones así de repente, pero fuera de eso...

Muchacha- Antes sí pasaban muchas cosas: el mar se partía en dos tajadas, el sol se paraba en mitad del cielo, las ballenas se tragaban a la gente, pero ahora como que Dios se ha vuelto más tacaño.

Vieja- ¡No diga eso, mujer sin fe! ¡Dios es grande! ¡Y hoy vamos a ver cosas maravillosas! ¡En Jerusalén lo mataron y en Galilea aparece vivo! ¡Bendito sea Dios!

Vecina- ¡Y bendito el que lo vea! ¡Límpiate las legañas, muchacha, que hoy vas a ser testiga de algo increíble! ¡Ven, vamos más arriba para estar más cerca!

Como hormigas detrás del dulce, así se fueron juntando los veci­nos de Cafarnaum en las laderas verdes de aquella colina donde Jesús, muchos meses antes, había anunciado que Dios nos rega­laba su Reino a nosotros, los pobres y los hambrientos. El lago de Tiberíades, como un gran ojo azul, comenzó a despertarse con los primeros rayos del sol. Pero hoy no se veían las velas blan­cas de los pescadores cruzando el agua. Las barcas estaban amarradas en el muelle y las redes colgaban entre las palmeras. Hoy nadie trabajaba en la ciudad.

Bartolo- ¿Y por dónde va a venir, digo yo? ¿Por oriente o por occidente?

Vecino- ¡Por arriba, compadre! ¡Como un higo maduro!

Bartolo- ¡Pues vaya trastazo que se va a llevar cuando caiga!

Vecino- No seas zoquete, Bartolo. ¿Tú no oíste que los ángeles subían y bajaban sobre la cabeza de Jacob y no les pasaba nada?

Viejo- ¡Pero ellos tenían una escalera, amigo, y así la cosa cambia!

Vecino- ¡Pues Jesús ya se conseguirá también alguna para bajar! ¿No le parece?

Vecina- ¡Jesús no tiene que conseguir nada! ¿O es que ustedes no saben que los santos y los ángeles vuelan como los pájaros?

Viejo- ¿Ah, sí? ¡Pues Elías era santo y si no le mandan el carro, no sube!

Vieja- ¡Hermano! ¡Ni carro ni escalera! ¿Saben cómo apare­cerá Jesús? ¡Sobre las nubes del cielo! La profecía dice: Todo ojo lo verá y toda oreja lo oirá.

Todos- ¡Amén, amén!

Vieja- ¡En una nube viene y en otra se va!

Todos- ¡Amén, amén!

Document info
Document views794
Page views794
Page last viewedThu Dec 08 03:19:51 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments