X hits on this document

1134 views

0 shares

0 downloads

0 comments

231 / 310

María- Porque... porque tenía miedo. He pasado mucho miedo, José.

José- Y yo, mucha rabia, ¿sabes?

María- Tía Isabel me ha ayudado mucho, me aconsejó.

José- Pues yo me comí lo mío solito.

María- Dime, José, ¿tú crees lo que yo te he dicho? ¿Me crees, José?

José- Te quiero, María. Te quiero y... y si tú dices que en este asunto está la mano de Dios, pues ya veremos a dónde nos va llevando. Mira, María, sea lo que sea, tú eres mi novia y me casaré contigo y ¡que salga el sol por donde salga! Y ese niño, pues… ¡como si fuera mío, caramba!

María- ¡José, qué bueno eres!

Isabel- ¡Y dilo, muchacha, que gente tan buena ya no se ve por estos rincones!

María- Tía, ¿qué hace usted ahí?

Isabel Bueno, al fin y al cabo, ésta es mi casa. ¿Con que pronto tendremos boda, no?

José- Pues sí, doña Isabel. María y yo nos vamos a casar pronto. Así que, a recoger las cosas, que mañana mismo nos ponemos en camino al norte.

María- ¿A Nazaret? ¿Y qué dirán allá cuando nos vean llegar y...?

José- Que digan lo que quieran, a nosotros qué más nos da, ¿verdad, doña Isabel?

Isabel- Claro que sí, muchacho. ¡Que gasten saliva! Lo que importa son ustedes dos y la criatura. Oye, y a pro­pósito, ¿qué nombre le van a poner, Mariíta?

María- Pues no sé, tía, a la verdad no lo hemos pensa­do aún.

José- ¡Bueno, ya que otra cosa no, por lo menos que me dejen a mí ponerle el nombre! Mira, si sale niña, le pondremos como tú, María. Y si sale varoncito, pues le pondremos... Jacob. Eso, que fue un gran valiente. No, mejor Jesús, como el que entró al frente del pueblo en la tierra prometida. ¡Eso, Jesús, un nombre de libertad!

Y al día siguiente, tempranito, nos pusimos en ca­mino hacia Galilea. Los vecinos de Nazaret, cuando nos vie­ron llegar juntos, se reían. Se reían de mí y, sobre todo, de José. Pero José no se dejó achicar por eso y comenzó a preparar la boda como si nada hubiera pasado. A los pocos días…

Rabino- José, recibe a María como esposa tuya, según la ley de Moisés.(3) Ámala, cuídala, sé fiel a la palabra que hoy has dado delante de todos nosotros, y que el Señor nuestro Dios te bendiga

Document info
Document views1134
Page views1134
Page last viewedSun Jan 22 06:34:14 UTC 2017
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments