X hits on this document

660 views

0 shares

0 downloads

0 comments

239 / 310

El censo era un instrumento de control que empleaba Roma en sus dominios. El realizado en Israel, según Lucas, fue ordenado por Publio Sulpicio Quirino, legado de Roma en la provincia de Siria. El censo comprendía dos etapas: el registro y la recaudación. La primera etapa consistía en levantar un inventario o catastro de personas y pro­piedades en todo el país. En la segunda etapa, se asig­naba a cada uno los impuestos correspondientes y se comenzaba a cobrarlos. La segunda etapa, la que algunos investigadores llaman simplemente «censo», parece haber tenido lugar hacia el año 6 des­pués de Jesús. Si admitimos estos datos, el nacimiento de Jesús habría ocurrido durante la primera etapa, la del registro.

Al escribir su evangelio, Lucas se interesó particularmente por este hecho histórico y político, ya que los viajes de una región a otra que el censo provocó en todo el país, justificaban el traslado de José y María a Belén. Haciendo nacer a Jesús en Belén, la ciudad de David, Lucas podía establecer entre él y el gran rey de Israel una relación no sólo simbólica, sino además familiar. El viaje de Nazaret a Belén duraba unas cinco jornadas de camino.

El censo fue acogido por los hombres y mujeres de todo el país con verdadera indignación. Aquella ley consagraba formalmente la sumisión del pueblo y de la nación al imperio romano. A partir del censo, Palestina fue constituida en provincia de Roma. Según la organización imperialista, desde aquel momento se reconocía únicamente a los israelitas el derecho de usufructo de la tierra, para trabajarla y administrarla, reservándose Roma la propiedad sobre ella. Para el pueblo, el censo no fue sólo una medida de do­minación política y económica, sino una auténtica blasfemia. Para Israel la tierra era santa, Dios era su único dueño y era su volun­tad el que nadie se adueñara permanentemente de ella. Las leyes sociales de Israel orientaban en este sentido.

2. Belén era una ciudad importante cuando Jesús nació. Está situada a unos 10 ki­lómetros de Jerusalén, hacia el sur de la capital, en tierras de la familia Efrat. Por eso se llama también «Belén de Efratá». El nombre de Belén significa «casa del pan». En Belén había nacido David, el rey más amado de los israelitas. Era pastor y en los campos de aquella ciudad cuidaba sus ovejas cuando fue ungido como rey de su pueblo (1 Samuel 16, 1-13). También el profeta Miqueas había anunciado que de Belén saldría el futuro rey de Israel, el nuevo David que pastorearía al pueblo (Miqueas 5, 1-5). Tanto Lucas como Mateo presentan en sus evangelios a Jesús como heredero del linaje de David y afirman que en él se cumplió la profecía de Miqueas, que anunció el lugar de origen del Mesías esperado. Con esto, más que historia, hacían catequesis, y desde el comienzo del evangelio explicaban quién era Jesús y cuál iba a ser su misión.

Belén es hoy una hermosa ciudad árabe, con casas pequeñas y blancas que se amontonan sobre una colina. Entre todas ellas destaca la Basílica de la Natividad, construida hace mil 500 años y todavía en pie. Es una de los templos cristianos más antiguos del mundo. Muy

Document info
Document views660
Page views660
Page last viewedSat Dec 03 02:42:47 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments