X hits on this document

855 views

0 shares

0 downloads

0 comments

240 / 310

grande, no tiene más que una estrecha y bajísima puerta de entrada, pues cuando se edificó eran tiempos de guerra. No haciéndole más puerta que ésta, se evitaba que jinetes arma­dos entraran en el templo. En su interior, gastado por el tiem­po, por el humo de las velas, por las pisadas de miles de peregri­nos, existe una pequeña gruta que evoca el lugar donde nació Jesús. En el suelo una estrella señala, más piadosa que históricamente, el sitio del nacimiento. Tiene grabada una inscripción: «Aquí nació Jesús de María Virgen».

3. En Belén, como en toda ciudad de relativa importancia de Palestina, existían posadas para los que iban de paso a Jerusalén o a otras ciudades. El que «no hubiera lugar» para José y María en una de aquellas hospederías -lugar para acoger a las caravanas, donde se alojaban tanto personas como animales: caballos, camellos, burros- no sería por «maldad» de los posaderos que rechazaban al Hijo de Dios aún antes de nacer, como han hecho creer algunas tradiciones. No hubo lugar porque aquellos sitios estarían atestados o porque los precios estarían tan altos que José y María no podrían pagarlos. Los comerciantes, con toda seguridad, se aprovecharon del censo para cobrar más por el hospedaje. En todo caso, cuando los galileos iban a Judea procuraban alojarse juntos y mantenerse unidos. No es extraño que hicieran campamentos colectivos, más aún en circunstancias tan especiales como las del forzado viaje con ocasión del censo.

4. María parió a Jesús. Su hijo no apareció «milagrosamente» sobre las pajas de la cueva de Belén. Jesús nació como todos los seres humanos, fruto del esfuerzo y los dolores de su madre. En Israel, cuando los niños nacían les cortaban el cordón del ombligo, los lavaban y los fajaban. También había costumbre de frotarlos con sal (Ezequiel 16, 4). Lo primero que se hacía era avisar al padre para que la comunidad le felicitara.

5. No sabemos si Jesús nació en los meses de invierno o en los del verano, ni mucho menos si su nacimiento ocurrió un 25 de diciembre. Esta fecha, que ha sido la fecha de Navidad desde hace más de mil 500 años, tiene su origen en la gran Fiesta del Sol Invencible que se celebraba en Roma y en todo el imperio romano con gran alegría popular. Los primeros cristianos cambiaron el sentido original de esta fiesta y comenzaron a celebrar ese mismo día el nacimiento de Jesús.

135- FIESTA CON LOS PASTORES

Jerusalén, como una mujer presumida, se adornaba para la próxima fiesta de Pentecostés. En las calles se ponían ramas y flores, en las murallas se encendían antorchas, y los hijos de Israel sepa­raban sus primicias para ofrecerlas en el Templo, agradeciéndole a Dios la nueva cosecha. Ha pasado mucho tiempo y ninguno de nosotros ha olvidado todo lo que María nos contó en aquellos días.

María- Cuando Jesús nació, la noche todavía era cerrada, que yo me acuerde. Faltaba como un par de horas para que el sol subiera por las montañas y limpiara de estrellas aquel cielo frío y negro de

Document info
Document views855
Page views855
Page last viewedFri Dec 09 21:31:02 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments