X hits on this document

910 views

0 shares

0 downloads

0 comments

244 / 310

Baboso- Un cascabel de buena suerte. Nosotros, cuando nos nace una oveja, se lo colgamos del pescuezo. Sirve con­tra el mal de ojo y así el animal crece fuerte y se cría bien. Pónselo a tu niño.

José- Bueno, yo...

Baboso- Pónselo, hombre, que daño no le va a hacer.

Chepe- Óiganme, los forasteros: estoy pensando yo ahora que si este muchacho les ha nacido en sitio de pastores es que pastor habrá de ser.

Vieja- Eso mismito es lo que estaba yo diciendo ahí fue­ra, que si nació donde el ovejo, de pastor será el pellejo.

José- Por mí que sea pastor o albañil o vendedor de frutas, lo que él quiera ser, o lo que yo le pueda enseñar. A mí lo que me importa es que el muchacho salga valiente y pelee duro por nuestro pueblo. ¿Saben qué nombre le vamos a poner? Jesús, nombre de luchador.

Chepe- ¡Así me gusta oír hablar, muchacho! Hacen fal­ta luchadores, porque este pueblo nuestro está como un re­baño dispersado. Los gobernantes que tenemos no es que sean malos pastores, ¡es que son malísimos! Ellos se apacientan a sí mismos. Y a nosotros, nos ordeñan, nos tras­quilan, nos tienen puesta la bota en la nuca, y al final... ¡al degüello!. Pero ya dicen que no hay mal que cien años dure.

Samuel- ¡Como Dios no meta su bastón y nos lleve por sendero bueno!

Baboso- Sí, paisano, que Dios quiera que su muchachito sea de los que van delante del rebaño y lo hacen andar has­ta donde hay buen pasto. ¡Ojalá!

Mujer- Bueno, bueno, están aquí ustedes hablando de si el niño va a ser esto o va a ser lo otro, y a ninguno se le ha ocurrido echarle la suerte. ¿A que no?

Vieja- Pues no, tienes razón. A ver, que la vieja Ciriaca deje el baile y venga para acá dentro, que ella sabe mucho de esas cosas.

Chepe- ¿Y cómo es que echan ustedes la suerte, mujer?

Vieja- Nosotros los del norte la leemos en la palma de la mano de la madre.

Samuel- Pues los pastores lo hacemos en la tripa del ombligo de la criatura.

Vieja- ¿En el cordón del ombligo? ¡Uy, Dios santo, qué cosas hay que ver!

Hombre- En la mano o en el ombligo, ¿qué más da? ¡Pero, échenle de una vez la suerte al niño!

Mujer- ¡A ver qué nos va a salir este nazareno!

Document info
Document views910
Page views910
Page last viewedSun Dec 11 06:47:50 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments