X hits on this document

779 views

0 shares

0 downloads

0 comments

25 / 310

significa «Dios juzga». Pero este lugar era sólo un sitio simbólico y no geográfico. Unos 400 años después de Jesús se co­menzó a identificar este valle de Josafat con el valle del Cedrón, que separa el Monte de los Olivos de la zona este de Jerusalén. Basados en esta tradición, desde hace generaciones, muchos israeli­tas deciden enterrarse en el valle del Cedrón. Actualmente, esta zona que rodea las murallas de Jerusalén es un extendido cementerio. Innumerables sepulcros se orientan hacia las puertas de la ciudad santa. Allí los fieles judíos, muertos en esta creencia, esperan ser los primeros en resucitar el día del juicio de las na­ciones.

101- CON DIOS O CON EL CÉSAR

Funcionario- Pero, gobernador Pilato, ¿no le parece un impuesto demasiado alto? Seiscientos talentos de oro son seis mi­llones de denarios. ¡Seis millones de jornadas de trabajo!

Pilato- Lo dicho, dicho está: la provincia de Judea pagará a Roma seiscientos talentos de oro, ni uno más ni uno menos.

Funcionario- Muy bien, gobernador. Hoy mismo informaré a los recaudadores y al ejército. Pero, si le soy sincero, me temo pro­testas y disturbios callejeros. Ya usted lo sabe, el pueblo judío es terco como una mula.

Pilato- El pescuezo de una mula terca se ablanda con unos buenos garrotazos. Si no quieren pagar el tributo, van a saber quién es Poncio Pilato.

Funcionario- ¿Y qué dirá el sumo sacerdote Caifás?

Pilato- Bah, por ese gordo no pierdo el sueño. Caifás es como una prostituta: no tiene secretos. Por cierto, dile que quiero verlo urgente, que el gobernador tiene el honor de invitarlo a su palacio para explicarle las nuevas medidas tributarias.

El gobernador romano Poncio Pilato(1) firmó la orden de nuevos impuestos(2): la contribución que tendría que pagar la provincia de Judea se elevaba a la enorme cantidad de seis millones de denarios. También se aumentaban los derechos de aduana y se nos forzaba a todos los israelitas censados al pago de los impuestos personales. Las protestas populares no se hicieron esperar...

Hombre- Pero, ¿qué se ha creído Poncio Pilato? ¿Que va a seguir estirando la cuerda sin que se rompa?

Anciano- ¡Chupasangres, eso es lo que son los romanos! ¡Pero no les pagaremos ni un solo denario más!

Mujer- ¡Si no pagas, no puedes salir ni entrar de la ciudad, bellaco! ¿No sabes que lo tienen todo controlado? ¡Han convertido a Israel en una enorme ratonera!

Hombre- Y nosotros los ratones, ¿verdad? ¡Pues que se le seque la mano derecha al israelita que le pague tributo al César romano!

Document info
Document views779
Page views779
Page last viewedWed Dec 07 15:16:16 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments