X hits on this document

1181 views

0 shares

0 downloads

0 comments

251 / 310

Rabino- Verán, hijos, la cosa empezó en el país de los caldeos, con Abraham, aquel viejo pastor a quien Dios lla­mó y le prometió un hijo. Sara, su mujer, que también era vieja y ni la regia tenía ya, se rió. Y por eso, le pusieron Isaac al varoncito que les nació. Isaac, que eso quiere de­cir, «hijo de la risa», que luego se casó con Rebeca y tuvo a Jacob, el padre de los doce hijos que poblaron esta tierra. Uno de ellos, Judá, se enredó con una tal Tamar, medio putica ella, que tampoco todo lo que trae nuestro río es agua limpia. Bueno, de Tamar nació Farés, y de Farés, Esrón. Esrón engendró a Arán, y Arán a Aminadab, que fue el padre de Nasón, que fue a su vez el padre de Salmón. Resulta que Salmón también resbaló con una llamada Rajab. Esta sí, ésta era puta entera. Pero Dios hace sus cosas, porque, vean ustedes, de ella nació Booz que fue el que se compadeció de Rut, la moabita. Ahí tienen ustedes, una extranjera. Eso lo digo para los que se las dan de llevar sangre pura. No, hijos, que aquí todos estamos muy revueltos y el que no tiene lunares por el padre los tiene por la madre. Bueno, volviendo a Rut, les decía que engen­dró a Obed. Y este Obed fue el padre de Jesé y el abuelo del gran rey David, ¡bendito sea su nombre!

Todos- ¡Bendito sea!

Rabino- Ay, hijos, los caminos de Dios tienen sus vericuetos, porque, vean ustedes, David fue un gran guerrero, un gran valiente, con una sola debilidad: las mujeres. Pues eso, que se trincó a Betsabé, la mujer de Urías. Y de aquel gran pecado salió nada menos que el gran sabio Salomón. Por eso, no pierdas la esperanza, María, Dios ya se inventará algo grande con tu hijo, sea de quien sea... Ejem... Bueno, sigamos con nuestra historia familiar. Sucede que Salom6n tuvo un hijo, Roboam. Y Roboam tuvo a Abiá y Abiá a Asaf. Asaf engendró a Josafat y Josafat a Jorán y Jorán a Ozías. Ozías engendró a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías a Manasés, Manasés a Amón, Amón a Josías, Josías a Jeconías... Ahh...

Vecino- Espérese, espérese, rabino, no corra tanto...

Rabino- ... y los hijos de Jeconías fueron a parar a Babilonia.

Ana- Pues, vamos, descanse un rato en Babilonia y tómese un poco de vino para que coja impulso.

Rabino- Gracias, mi hija, gracias... Ahh... Bueno, ¿dónde nos quedamos? En Jeconías, ¿no es eso? Pues resulta que después de que nuestros abuelos lo pasaron tan mal allí junto a los canales de Babilonia, al fin pudieron regre­sar a esta tierra de nuestras promesas. Y entonces Jeconías engendró a Salatiel. Salatiel a Zorobabel y Zorobabel a Abiud. Este Abiud fue el padre de Eliazín, que tuvo un hijo llamado Azor, que fue el padre de Sadoc. Ya segura­mente a los más viejos de la aldea les suena el nombrecito porque el tal Sadoc fue el padre de Oquín, y Oquín el de Eliud, y ustedes saben el resto porque Eliud viene sien­do el bisabuelo de acá, de don Jacobo, el padre de José, pa­sando por Eleazar y Matán, que en paz descansen. Y José, hijo de Jacobo, se casó con Mariíta, la

Document info
Document views1181
Page views1181
Page last viewedMon Jan 23 10:52:52 UTC 2017
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments