X hits on this document

1055 views

0 shares

0 downloads

0 comments

261 / 310

peregrinos, que iban llegando por miles a la capital para celebrar la fiesta de Pentecostés, subían la escalinata para ofrecer sus primicias ante el Señor. Recuerdo que en aquellos días de espera, María, la madre de Jesús, nos contó cuando José y ella también subieron al Templo llevando al recién nacido, según la costumbre de mis paisanos de consagrar a Dios todos los primogénitos.(1)

María- Como el niño nació varón, había que cumplir con la ley de ofrecerlo a Dios, que así es que está mandado. En fin, que a los cuarenta días del parto, vuelta a viajar al sur. Ya me sabía yo el camino con los ojos vendados. Después de tres jornadas llegamos a Jerusalén, que entonces no estaba como ahora tan moderna y con tanto barullo.(2) Descansamos en una posada que tenían unos galileos, creo que por Siloé, y después fuimos al Templo.

Vendedor- ¡Cambio moneda, cambio moneda! ¡Griega y romana, las cambio!

Vendedora- ¡Al rico pastel! ¡Al rico pastel!

Vendedor- ¡Agua bendita, para limpiar la llaga grande y la chiquita!

Vendedor- ¡Ea, paisana, no se vaya, venga y mire, que por mirar no se cobra!

María- Ay, José, fíjate en estos pañuelos, qué bonitos.

Vendedor- ¡Y de lana fina! Póntelo, muchacha, ya verás qué bien te cae.

María- Aguántame un momento al niño, José.

Vendedor- Eso es... Ni mandado hacer para ti.

María- ¿Te gusta, José?

José- A mí no, pero si a ti te hace gracia... A ver, mercachifle, ¿cuánto cuesta el pañuelo, dime?

Vendedor- Barato, barato... Tantéelo, amigo, vea, ¡lana fina de Damasco!

José- Que cuánto cuesta te dije.

Vendedor- Un denario y se lo lleva puesto la señora.

José- ¿Un qué? ¿Un denario por este trapo viejo? Pero, ¿tú nos has visto a nosotros cara de bobos? Vamos, María, ¡quítate eso y vámonos!

María- ¡Ay, José, es que es tan bonito!

Vendedor- Regáleselo a su amada, que con un pañuelo así conquistó el rey David a Betsabé.

José- Pues la mía ya está conquistada y no me hace falta. Deja eso, anda, y agarra al niño. ¡Caramba con estas mujeres, se les antoja todo lo que ven!

Document info
Document views1055
Page views1055
Page last viewedThu Jan 19 19:44:46 UTC 2017
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments