X hits on this document

830 views

0 shares

0 downloads

0 comments

292 / 310

Juan- ¡Encomiéndate a Moisés que era tartamudo para que te suelte la lengua! ¡Animo, tirapiedras!

Entonces Pedro se trepó sobre un viejo barril de aceite que había junto a la puerta y desde allí comenzó a manotear haciéndole se­ñas a la gente que iba y venía por la calle.

Pedro- ¡Eh, amigos, paisanas, vengan, corran, que tenemos una noticia para ustedes! Oye, Juan, ¿por dónde empiezo? ¿Qué les digo? ¡De repente, se me ha quedado la mente en blanco!

Juan- No te asustes, Pedro. ¡Las palabras son como las abejas: sale una y detrás va toda la hilera!

Una multitud comenzó a rodearnos con curiosidad. Pedro, sobre el barril, sudaba a chorros sin saber cómo empezar y mirando a uno y a otro lado, por si asomaban los guardias.

Hombre- ¿Qué te pasa a ti, galileo aspavientoso? A ver, ¿qué es lo que rifas?

Mujer- ¡Vamos, desembucha ya!

Hombre- ¡Ese tipo está borracho! ¿No le ven la nariz colorada? ¡Ja, ja, ja!

Pedro- No, amigos, no estamos borrachos. Y no estamos borrachos porque son las nueve de la mañana y a esta hora ni el viejo Noé se emborracha. Lo que pasa... lo que pasa es otra cosa. Lo que pasa es que nosotros tenemos una noticia para ustedes. ¡Y la noticia es que ha llegado el Reino de Dios! Sí, amigos, sí, al­gunos de ustedes vienen de lejos y no saben lo que pasó en esta ciudad hace sólo unas semanas. Aquí hubo un hombre llamado Jesús. Yo creo que la mayoría de ustedes lo conocieron, ¿ver­dad? Bueno, resulta que este Jesús, el de Nazaret, pasó entre nosotros haciendo cosas buenas y luchando por la justicia como el que más. Y también curó a muchos enfermos, porque Dios estaba con él. Y a ese hombre, que era más derecho que un remo, y más profeta que todos los profetas juntos, a ése los jefes de aquí de Jerusalén lo llevaron preso y le amañaron un juicio a medianoche y lo condenaron a muerte. Muchos de ustedes lo vieron colgado de la cruz, ¿verdad que sí? Bueno, pues esos canallas pensaron que habían ganado la partida. Pero Dios no se quedó conforme, ni un pelo conforme. Díganme ustedes, ¿cómo Dios iba a permitir tamaña injusticia? ¿Cómo Dios iba a soportar que los gusanos se comieran al mejor tipo que ha pisado esta tierra? ¡No, no lo per­mitió! Y lo que hizo Dios fue que sacó a Jesús de la tumba, lo sacó vivo, ¡más vivo que antes, caramba!, y lo acreditó delante de todo el mundo. Y esto no lo digo yo porque sí, sino porque lo he visto. ¡Y todos éstos que están aquí conmigo también lo vieron! Nosotros, paisanos, somos testigos de esta victoria de Dios. ¡Y les decimos a todos ustedes, a los compatriotas y a los forasteros, a los de cerca y a los de lejos, les decimos a boca llena que ese Jesús que ellos crucificaron ha sido puesto por Dios como Señor y Mesías por encima de todos los señores de este mundo!

Document info
Document views830
Page views830
Page last viewedFri Dec 09 04:55:12 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments