X hits on this document

763 views

0 shares

0 downloads

0 comments

3 / 310

María- Oye, ¿y de qué te ríes tú, si se puede saber?

Saduceo- ¡Ja! Me río de todas las tonterías que están diciendo ustedes. Yo no creo en nada de eso.

Marta- ¡No me digas! ¿Así que tú no crees en lo del infierno, paisano?

Saduceo- No. Yo creo en lo del muerto al hoyo y el vivo al pollo. Lo demás son cuentos para espantar a los niños. Con la muerte se acabó todo.

Felipe- Ah, ya sé, tú eres un saduceo.(4)

Saduceo- Y eso, ¿qué más da? Yo soy un tipo que discurro, que utilizo la cabeza no para ponerme un turbante sino para pensar.

María- ¿Y qué has pensado tú que piensas tanto?

Saduceo- Lo que dijo el otro: comamos y bebamos que maña­na moriremos. Lo demás son paparruchadas.

Lázaro- Pero, ¿cómo puedes hablar así, paisano?

Saduceo- Porque tengo pruebas. ¿Quieres una? Escucha: yo conocí a una mujer que se casó y a los pocos días se le murió el marido. Otra vez se casó y otra vez se le murió el marido. Y otra vez y otra vez y otra vez... y aquella mujer fue viuda de siete hombres. Después, ella también murió.

María- ¿Y qué quieres decir con eso?

Saduceo- Que no puede haber otra vida después de ésta porque si la hay, ¿con cuál de los siete maridos se queda esa mujer? A ver, respondan. ¿No pueden, verdad? Con esto queda de­mostrado que los muertos no resucitan.

Pedro- ¡No, hombre, no, lo que queda demostrado es que esa mujer tuvo muy mala suerte!

Saduceo- ¡Pues yo digo que eso es una prueba contundente!

Pedro- ¡Y yo digo que eso es una solemne estupidez!

Saduceo- No hay nada, compañeros, ni cielo ni infierno. ¡Ya no hay nadie que crea en ese cuento!

Tobías- Yo sí. ¿Cómo no voy a creer en el infierno... si vengo ahora mismo de allá?

Todos volvimos la cara hacia Tobías, el viejo camellero, que no había abierto la boca en toda la noche. Era un hombre flaco y musculoso, muy quemado por el sol. Parecía hecho de raíces.

Tobías- Sí, amigos, de allá vengo. Estuve cuatro días en el infierno. Y espero no volver nunca más.

Natanael- ¿Qué... qué te pasó? Cuéntanos.

Tobías- ¿Saben? Yo hago la ruta del desierto, la que va de Bersheba hasta Hebrón...

Document info
Document views763
Page views763
Page last viewedTue Dec 06 22:35:47 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments