X hits on this document

874 views

0 shares

0 downloads

0 comments

303 / 310

Marcos- Pero tú tranquilo, Pedro. Yo tomé ya una decisión. Voy a poner por escrito lo que dijo Jesús y lo que hizo. Por escrito, ¿entiendes? Así nuestros nietos tendrán algo seguro entre las manos. Eh, ¿qué te parece mi idea?

Pedro- No sé, Marcos, eso es muy difícil. Hay cosas que no se ven con el ojo ni se oyen con la oreja y que también habría que contarlas. Lo de Jesús fue algo tan grande que no cabe en un libro.

Marcos- Menos cabe en la lengua de un puñadito de hombres. Hay que poner remedio. Pedro. Las palabras se las lleva el viento. Lo escrito, escrito se queda.

Pedro- Está bien. Comienza entonces a escribir. Yo te iré contando todo con pelos y señales.

Marcos- Y tú también sin inflar las cosas, tirapiedras. Mira que nos conocemos, ¿eh?

Pedro- ¿Anjá? ¿No tienes confianza en mí?

Marcos- Sí, tengo confianza. Pero también confío en Felipe y en Natanael y en la abuela Rufa, que tiene más memoria que Salomón y se acuerda muy bien de lo que pasó.

Pedro- Pues vete a Cafarnaum y haz tus averiguaciones y escribe después todo lo que quieras. Bueno, todo no...

Marcos- ¿Cómo que todo no?

Pedro- Quiero decir que hay cosas que no hay por qué sacarlas fuera. Por ejemplo... ¿qué vas a decir de mí?

Marcos- ¿De ti? Pues que fuiste de los primeros en entrar en el grupo y…

Pedro- No se te ocurra decir que yo le fallé tres veces al moreno, ¿me oyes?

Marcos- Tengo que ponerlo, Pedro.

Pedro- ¿Por qué tienes que poner eso, a ver?

Marcos- Porque así fue. ¿O no?

Pedro- Bueno, bueno, está bien, escríbelo si quieres.(1) Pero, escúchame bien, pedazo de entrometido, si pones eso, pon tam­bién que yo... que yo quise a Jesús tanto como a mi Rufina, ¡que ya es decir!

Marcos- Despreocúpate, narizón. Eso corre por mi cuenta.

Y Marcos, el amigo de Pedro, comenzó a poner por escrito la buena noticia del Reino de Dios.(2) Y aquellas primeras páginas iban de grupo en grupo y muchos hermanos que no habían cono­cido a Jesús en persona, empezaron a conocerlo oyendo los relatos de su vida, de cómo lo mataron y de cómo Dios lo levantó de entre los muertos.

Document info
Document views874
Page views874
Page last viewedSat Dec 10 13:07:16 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments