X hits on this document

746 views

0 shares

0 downloads

0 comments

48 / 310

Lázaro- La historia corrió de boca en boca, de pastor en pastor, y ya ustedes la saben también. Un loco, caramba, pero un valiente. Dio la vida por sus ovejas, por sus tunantas, como él las llamaba. ¿No creen ustedes que la vida de un hombre así vale la pena contarla?

Muchos años después, cuando Pedro y Andrés, mi hermano Santiago y los demás anunciábamos a nuestros paisanos la buena no­ticia de Jesús, que dio la vida por defender a su pueblo, nos acordábamos de esta historia del buen pastor que Lázaro nos contó en la taberna de Betania, cuando ya estaba cerca la gran fiesta de la Pascua.

Juan 10,1-18

1. En Israel, los pequeños propietarios de ganado eran pastores de sus propios rebaños. Cuando los rebaños estaban compuestos por muchos animales, los dueños contrataban a pastores asalariados, que cobraban en dinero y en productos del rebaño. La tarea principal de un pastor era buscar pastos y abrevaderos para sus animales y defenderlos de los ataques de los ladrones de ganado o de las fieras. Los instrumentos de trabajo del pas­tor eran la vara, el cayado y la honda. La honda servía como arma contra las alimañas y también para congregar a las ovejas en un sitio determinado. Los cuidados del pastor con su rebaño fueron un símbolo bíblico del cuidado que Dios tiene de la humanidad (Salmo 23).

2. Las ovejas de Palestina tienen la cola ancha, son macizas, y su carne es abundante en grasa. El vellón es rizado y da muy buena lana. En general, tienen la lana blanca y su leche es muy buena. Las hembras no tienen cuernos y los machos eran los más apreciados para la matanza y para los sacrificios religiosos en el Templo.

3. Los lobos de Palestina son de color algo más claro que los de otros países mediterráneos. Durante el día permanecen escondidos en cuevas o en zonas desoladas y por la noche bajan a atacar a los rebaños, siendo el terror de los pastores. En el Nuevo Testamento, los falsos profetas son comparados a los lobos (Mateo 7, 15). También son lobos los enemigos de la justicia (Mateo 10, 16). Para simbolizar la paz de los tiempos mesiánicos, los profetas usaron imágenes en las que hablaron de que el lobo dejaría de ser un peligro (Isaías 11, 6 y 65, 25).

1O5- UN CIELO NUEVO Y UNA NUEVA TIERRA

María- ¡Marta, Marta, ven, corre! ¡Marta, despiértate!

Marta- Humm... ¿Qué pasa, María?

María- ¡Que le llegó la hora a la vecina Susa!

Marta- ¿Tan pronto?

María- ¿No la oyes? Está dando más gritos que Raquel en Rama. ¡Vamos, Marta, espabílate!

Marta- Está bien, María, pero cálmate, que no eres tú la que vas a dar a luz, ¡caramba!

Document info
Document views746
Page views746
Page last viewedMon Dec 05 23:39:05 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments