X hits on this document

826 views

0 shares

0 downloads

0 comments

75 / 310

la culpa por el asesinato de Jesús recae históricamente sobre las autoridades religiosas de Jerusalén, aliadas con el poder imperial romano. Caifás, sumo pontífice, y como sombra suya, Anás, el hombre más rico e influ­yente de Jerusalén, fueron los máximos responsables.

109- CORDERO Y PANES ÁZIMOS

Desde el domingo, después de lo del templo, no habíamos vuelto a asomar las orejas por Jerusalén. A Jesús lo buscaban por la ciudad y todos estábamos en peligro. Nuestro amigo Lázaro nos escondió a los doce y a las mujeres en un sótano de su taberna en Betania.

Lázaro- ¿Qué tal se vive en esta ratonera, eh, muchachos?

Juan- No está mal, Lázaro. ¿Qué más queremos? Techo, comi­da y amigos para conversar.

Lázaro- ¡Uff! Me quedo un rato con ustedes. Ah, caramba, ¿y qué extravagancia estará pensando esta pandilla de galileos? A ver, cuéntenme...

Pedro- Lo que estamos pensando es qué diablos vamos a hacer mañana, Lázaro, porque…

Santiago- ¡Psst! ¡Calla la boca, Pedro! ¡Si sigues gritando, lo que haremos será jugar a los dados en el calabozo!

Pedro- Bueno, pues lo digo bajito. ¿Qué es lo que vamos a hacer mañana?

Juan- Pues comer la Pascua, digo yo, como todos los buenos israelitas. Celebraremos la fiesta escondidos en una cueva si hace falta, pero la celebraremos, ¡qué caray!

María- Mañana ya la cena de la Pascua... Qué pronto han pasado los días, ¿verdad, muchachos?

Magdalena- Y dígalo, doña María.

Pedro- Miren, camaradas, si nos descuidamos nos vamos a quedar sin cordero. Nuestros paisanos son los primeros en comprar­los, se llevan los más gordos y luego vas tú y te quieren vender unos borregos que parecen un saco de huesos.

Comenzaba a oscurecer, pero no encendimos ninguna luz para no llamar la atención. Era miércoles 12 de Nisán. Al día siguiente, los galileos que habíamos ido a Jerusalén para la fiesta comeríamos la gran cena de Pascua.(1)

Lázaro- Amigos, perdonen que les eche arena sobre el fuego, pero yo pienso que ustedes no deberían celebrar aquí la cena.

Santiago- Yo estoy con Lázaro. Cada día que pasa esta taberna es un lugar más peligroso. Betania está repleta de peregrinos. Y donde hay mucha gente, hay muchas lenguas.

Lázaro- Con soplones o sin soplones, tarde o temprano vendrán a buscar aquí a Jesús. Y la noche de Pascua es buena ocasión para esos

Document info
Document views826
Page views826
Page last viewedFri Dec 09 04:22:50 UTC 2016
Pages310
Paragraphs4836
Words127592

Comments