X hits on this document

PDF document

NAZISMO, ANTISEMITISMO Y JERARQUÍA ECLESIÁSTICA ESPAÑOLA1 - page 11 / 21

54 views

0 shares

0 downloads

0 comments

11 / 21

vigor inmediatamente y cuáles son los que pueden ser aplazados, teniendo en cuenta tanto las circunstancias económicas como las circunstancias morales y políticas interiores de cada país. De esta manera nosotros haríamos poner en vigor cuanto se refiere a la cultura superior y aplazaríamos, sine die, como era mi propósito de siempre, lo que se refiere a los muchachos jóvenes. Con esto creo que quedarían calmados los escrúpulos del Vaticano y de los Obispos. La manera de tranquilizar definitivamente a estos señores sería dándoles conocimiento de las instrucciones que dictaría el Gobierno Español a sus representantes en esa Comisión por las cuales verán que no se corre ningún peligro en materia moral o religiosa para la juventud27.

Hay que llamar la atención sobre el hecho de que el convenio cultural hispanoalemán no había sido un asunto del Ministerio del Interior y de Serrano Suñer, sino de los de Asuntos Exteriores y Educación Nacional. Lo cual quiere decir que, por más que Sainz Rodríguez pensara controlar el alcance de la influencia nazi, el filogermanismo no se circunscribía a la Falange de Salamanca: anidaba también en su propio Ministerio. El propio ministro de Educación había fundado al comenzar 1938 una Asociación de Amigos de Alemania cuya existencia había aplaudido el entonces embajador, Von Faupel28.

Pero también es cierto que el cultivo de la cultura germana respondía a una vieja y saludable tradición de la universidad española, tradición que nada tenía que ver con el nazismo. Por otra parte, las tendencias proclives al totalitarismo laicista no anidaban principalmente en el Ministerio de Educación Nacional, sino en medios cercanos a Serrano Suñer y a los Servicios de Prensa y Propaganda del Ministerio del Interior, según vimos en ¿Fascismo o Estado católico?

El anuncio de una campaña antirreligiosa del nazismo en España

Gomá no iba a bajar la guardia ante el nazismo. Menos, si cabe, cuando recibiera datos fehacientes de lo que se pretendía en Berlín hacer de España. Seguramente a finales de octubre de 1939, recibe un sobre certificado en Madrid el 26, que contiene una carta de un sacerdote español residente en Alemania, Antonio Berjón, y la copia de otra, anónima, de cuyo autor dice el primero que es persona de absoluta confianza. Berjón hacía llegar al cardenal primado los dos documentos por medio de un amigo de la embajada de España en Berlín y por valija diplomática. Según explica en la suya el anónimo, la semana pasadalo ha visitado un alto jefe del servicio de propaganda nazi (el Landspropagandaleiter) para proponerle el ingreso en la

27

Carta del 24 de febrero de 1939, ibídem, 1.176.

V i d . F a u p e l a S a i n z R o d r í g u e z , 4 d e m a r z o d e 1 9 3 8 , y v i c e v e r s a , 1 8 d e m a r z o , i b í d e m , 1 . 1 9 6 s . S o b r e e l t r a t o d a d o e n A l e m a n i a a l a c u l t u r a c a t ó l i c a , W i l h e l m P e t e r s e n a S a i n z R o d r í g u e z , 2 8 d e f e b r e r o d e 1 9 3 9 , i b í d e m , 1 . 3 0 4 s . 28

859

Document info
Document views54
Page views54
Page last viewedSat Dec 10 22:50:49 UTC 2016
Pages21
Paragraphs231
Words10006

Comments