X hits on this document

PDF document

NAZISMO, ANTISEMITISMO Y JERARQUÍA ECLESIÁSTICA ESPAÑOLA1 - page 12 / 21

51 views

0 shares

0 downloads

0 comments

12 / 21

organización y con ello el regreso a España; la organización, le explicó, trabajaba para reducir el estúpido carácter religiosoque tenía por el momento, le dijo, el Régimen. Contamos con un verdadero ejército de expertos, le aseguró; nuestra organización cuenta con muchos españoles que trabajan con entusiasmo dentro de las filas de Falange y entre aquellos sectores antes rojos y que no tienen de tales más que su acendrado anticlericalismo.(Recuérdese otra cosa que vimos en ¿Fascismo o Estado católico?: la abundancia de cenetistas y otras gentes de izquierda que se habían refugiado en Falange Española.) Había mucha gente entre los periodistas y gente de clase media y baja –seguía el informador-, eso aparte de los jefes alemanes, que solían pertenecer a los consulados o trabajar como agentes comerciales o en compañías navieras. Y todo ello en toda España. En cada provincia, había un llamado punto de apoyo, cuya dirección no correspondía al respectivo cónsul alemán, sino a algún simple empleado de alguna firma comercial. Semanalmente, de cada punto de apoyo se remitía a la central de Alemania un informe y se recibían de ésta las orientaciones precisas. También tenían miembros, generalmente alemanes de nacimiento, en las instituciones españolas con sede en Alemania, incluida la propia embajada en Berlín, la Cámara de Comercio y muchos consulados; miembros que pasaban a sus jefes alemanes la información que obtenían en esos centros. No era cosa reciente, además; la organización alemana era ya tan buena en tiempos de los rojos que ‘muchos de los que se tenía por jefes rojos eran simples agentes de la propaganda alemana’.

De aceptar, el anónimo informador recibiría una plaza en alguna oficina alemana en España, fuera del Banco Trasatlántico, fuera de las agencias Knoll, IGE o Hapag, y cobraría el sueldo correspondiente, de la empresa, más un plus de la organización, este último por medio del Statspuntleiter de la provincia.

Su trabajo de propaganda -se le dijo- se limitaría a la siembra antirreligiosa, a la concentración de elementos anticlericales que no se atreven a manifestarse abiertamente, a sondear la opinión en materia de política internacional, y a encauzar ésta en lo posible a una mejor comprensión de la actitud alemana, por ejemplo en lo referente al pacto germano ruso. No es difícil hacer comprender a los españoles que Rusia no deba ser por antonomasia ”’el enemigo” de España. Hay que dirigir el odio de los españoles hacia los países demócratas y capitalistas.

[...] había grandes cosas a esperar de formidables sorpresas [sic]. Quien no esté con el bloque germano-ruso, sucumbirá, dijo. La lucha es contra los países capitalistas, religiosos, tradicionalistas, y estúpidos.

El concepto en que se tiene al Caudillo -según deduje de tal conversación [sigue el anónimo]- deja mucho de desear [sic]. Le tienen por demasiado católico y por demasiado blando. ”No es hombre de la calle”, como Hitler, me dijo. “Estaba bien para ganar la guerra”

860

Document info
Document views51
Page views51
Page last viewedFri Dec 09 23:28:16 UTC 2016
Pages21
Paragraphs231
Words10006

Comments