X hits on this document

PDF document

NAZISMO, ANTISEMITISMO Y JERARQUÍA ECLESIÁSTICA ESPAÑOLA1 - page 15 / 21

41 views

0 shares

0 downloads

0 comments

15 / 21

Algunos obispos llegaron, en efecto, a pedir a Alfonso XIII que hiciera salir a las religiosas de España. Pero el rey se negó. Y el asunto se distendió hasta el comienzo de la Guerra, en que los ataques contra su afrancesamiento se reanudaron y llegaron no sólo a Burgos, sino al valimiento del conde de Vallellano, hombre muy cercano al Caudillo, antiguo alcalde de Madrid con Primo de Rivera y futuro ministro de Franco. Se intentó ahora sustituir a las monjas de corneta por las de toca en los hospitales y expulsar a aquéllas de España. Y fue entonces cuando se arremetió contra el visitador de las tales monjas, Carmelo Ballester.

Se le acusó de catalán separatista (aunque era de Cartagena y apenas había estado en Cataluña, según su testimonio); se le tildaba de francés porque había ingresado en la Congregación de la Misión en París y no en Madrid (a lo que él replicaba que lo hizo para huir de la influencia de sus padres y de un tío sacerdote, del Palacio Real de Madrid, que querían impedirlo, y para conseguir que lo enviaran a China, que era lo que quería) y había estudiado seis años en Francia (aunque estudió primero en el seminario de Murcia y después pasaría dieciséis años en Portugal y diecinueve más en España, aparte de aducir que en París esperaba hacer estudios más completos de Sagrada Escritura)32.

Es posible que este recelo influyera en que Ballester acentuara su complacencia con el Régimen y fuese el único prelado español que se pronunciaría abiertamente en un sentido antisemita: no racista, sino en la línea de recriminación al pueblo deicida, pero en términos que, por lo menos, eran marcadamente inoportunos o, quizás, demasiado marcadamente oportunistas.

Hablo de la Exhortación pastoral fechada el 1 de septiembre de 1938, que publicó en el boletín diocesano correspondiente. El pueblo judío –asegura en ella- siempre se enfrentó con el plan divino de la Redención:

[...] Exceptuando algunos períodos cortos de su historia y la generación de almas judías selectas, desde Abel hasta Juan Bautista, alrededor de las cuales se agruparon algunas minorías fieles, el pueblo judío no fue el servidor franco y leal de la obra mesiánica que Dios le había confiado, mostrándose como un esclavo artero y perezoso que no trabaja sino a fuerza de latigazos y que se rebela, cuando puede, contra su dueño.

Esto, para trazar después una historia de la enemiga judía al cristianismo y concluir que los judíos

Han perseguido a Cristo en las naciones que vivían la civilización cristiana: prosiguiendo en secreto la disgregación social de las naciones católicas, esforzándose en enervar por todas partes el

32

Escrito de 26 de febrero de 1937, ADT, Archivo Gomá/Secc. 1ª/ Serie 1ª G/carpeta II.

863

Document info
Document views41
Page views41
Page last viewedFri Dec 02 22:41:24 UTC 2016
Pages21
Paragraphs231
Words10006

Comments