X hits on this document

PDF document

NAZISMO, ANTISEMITISMO Y JERARQUÍA ECLESIÁSTICA ESPAÑOLA1 - page 2 / 21

48 views

0 shares

0 downloads

0 comments

2 / 21

del Estado y la cosa pública. El 4 de julio de 1938, sin ir más lejos, el cardenal Enrique Baudrillart, como rector del Institut Catholique de París, le había escrito recomendándole expresamente a René Johannet. Se lo presentaba como uno de los más distinguidos escritores franceses; ensayista y periodista, iba a la España nacional para informar desde los diarios L’Époque y L’Algérie nouvelle y, eventualmente, desde la revista Études, de los jesuitas. El cardenal francés lo conocía desde hacía tiempo, decía, y respondía de su persona, de sus sentimientos y de su talento. J’ose donc espérer que Votre Eminente voudra bien l’introduire dans tel ou tel milieu où il lui serait néccessaire d’aller pour recueiller ses informations et d’avance je l,en remercie5.

Johannet debió llevar en mano la carta a Pamplona, desde donde Gomá escribió el 22 a Baudrillart diciéndole que no sólo lo había recibido como le aconsejaba, sino que le había dado una carta de presentación para Serrano Suñer, el cuñado de Franco y ministro del Interior. En ésta, el primado decía al ministro del Interior que el dador era autor de diversos e interesantes trabajos y excelente periodista; que se lo había presentado el cardenal francés, que tan grandes servicios viene prestando a la Causa Nacional, y me ruega atienda al Sr. Johannet que desea hacer una intensa campaña en favor de nuestra Patria.Johannet, añade, desearía saludar también al Generalísimo6.

Pues bien, aún sin terminar el verano de 1938, en L’Époque se publicarían

unas

declaraciones

supuestamente

hechas

por

Gomá

a

Johannet;

declaraciones cuyo contenido iba a repercutir inmediatamente en la vida política de Salamanca y Burgos. Según las palabras que se le atribuían, el cardenal se había declarado expresamente ajeno al nazismo y partidario del nacionalismo latino que a la sazón preconizaba la Action française:

  • -

    Si j’ai peur du nazisme? me répond le cardinal. Oui et non. Nous

sommes un peu les alliés du Reich, ou plutôt l’Espagne a pris à son service un petit nombre de techniciens allemands. Mais cette question ne me regarde pas. En tant qu’Espagnol, je ne puis être que reconnaissant à tous ceux qui ont aidé l’Espagne catholique à repousser l’assaut du marxisme.

En ce qui concerne l’hérésie marxiste proprement dite, je ne puis que le condemner et en avoir peur. Quelques essais timides et limités de propagande ont été tentés par les nazis auprès d’Espagnols en séjour dans le Reich. Le succès a été médiocre. Le soulévement nationaliste s’accompagne d’un tel sursaut religieux que le moment est mal choisi pour parler aux Espagnols de divinisation de l’Etat.

5

6

ADT ( = Archivo Diocesano de Toledo), Archivo Gomá, Secc.1/C/V: 115. Ibídem.

850

Document info
Document views48
Page views48
Page last viewedFri Dec 09 08:09:54 UTC 2016
Pages21
Paragraphs231
Words10006

Comments